ESDESIGN
ESDESIGN - Escuela Superior de Diseño de Barcelona
04 de Noviembre de 2020

Todos los aficionados, profesionales y estudiantes de diseño gráfico y editorial deben tener en cuenta que muchos de los documentos, textos, revistas o libros con los que trabajan, o van a trabajar, se imprimirán y serán encuadernados. Por lo tanto, aunque en muchos casos su trabajo termina con la preparación de las páginas para la impresión, deben conocer los principales tipos de encuadernación.

Los motivos para ello son bastante variados, y van desde la necesidad de conocer el ancho que hay que dejar al maquetar cada página, hasta si es necesario incluir algún tipo de ornamento porque se vayan a utilizar tipos de encuadernación especiales al encuadernarlo. De esta manera, quien vaya a encuadernar las páginas de lo que prepares no tendrá ningún problema para hacerlo. Por eso, si te dedicas al diseño editorial, intenta conocer siempre antes de comenzar con cuál de ellos se encuadernarán las páginas que prepares. En la mayoría de casos, seguro que es uno de los que vamos a ver a continuación.

Tipos de encuadernación con grapas

En caso de que el documento con el que trabajas sea una revista, un fanzine, un texto no muy extenso o un catálogo publicitario, es posible que esté destinado a encuadernarlo con grapas. Eso sí, no las grapas que cualquiera puede tener en su grapadora doméstica. Las empleadas en estos casos serán otras de mayor tamaño, aptas para agrupar más de los diez o quince folios como mucho de la mayoría de los documentos.

El grapado es uno de los sistemas clásicos en encuadernación. También es uno de los más económicos. Unen las páginas por un pliegue central, y se colocan en vertical. En estos casos, por lo tanto, la impresión deberá ser a doble cara, y con dos páginas por cada hoja. Generalmente, las grapas que se utilizan mediante este sistema son dos o tres, y pueden ser las clásicas, o las que se utilizan para la encuadernación mediante el denominado grapado omega.

En este tipo de grapado, a diferencia del clásico, en el que la grapa queda pegada al lomo de la especie de cuaderno en el que queda convertido el juego de hojas con el documento, la grapa sobresale del lomo. Además, no con una forma cualquiera, sino que la grapa sobresale con forma de herradura. ¿El objetivo del grapado? Poder archivar lo encuadernado en una carpeta de anillas sin tener que hacer agujeros.

Encuadernado en espiral o canutillo

La espiral o el canutillo son dos de los tipos de encuadernación más comunes dentro del mundo académico y empresarial. Sobre todo, por resultar bastante económica y sencilla. Para realizarla, hay que perforar en vertical, de arriba abajo, las páginas del documento o libreto a encuadernar en su parte izquierda. Hay que hacerlo a poca distancia de su borde, pero la suficiente para que el agujero no ocasione el rasgado de las hojas al encuadernarlas.

 

tipos de encuadernacion que tienes que conocer si te gusta el diseño editorial

 

Después se pasa la espiral metálica, o el canutillo, por los agujeros. Cuando se haya pasado uno de los dos elementos, el que se vaya a utilizar para encuadernar, todas las páginas estarán unidas entre sí, y podrán pasarse con normalidad. Eso sí, hay que tener en cuenta que estos dos tipos de encuadernación precisan una perforadora de papel específica para poder realizarla.

Encuadernación cosida

Otro de los tipos de encuadernación clásica es el cosido, utilizado generalmente en la preparación de cuadernillos. También en relatos cortos y revistas. Se puede hacer de dos maneras. La primera se lleva a cabo mediante el cosido de las hojas por su parte central, lo que requiere que las hojas a encuadernar estén impresas a doble cara y dos páginas por cada hoja. La segunda consiste en coser el lateral de las páginas, como si se encuadernase en espiral pero cosido, y con el hilo, cordel o lana empleado para la costura a la vista en sus cubiertas, con sus puntadas, en lugar de en el lomo, que es donde se ven si utilizas el primer sistema.

Una variante de ambos tipos de encuadernación cosida es la japonesa. En ella, las costuras no solo pasan por el lomo o por las cubiertas, sino que van de un punto a otro, lo que permite hacer dibujos geométricos con el hilo o el cordel empleado en la encuadernación.

Rústica o "tapa blanda" con encuadernado americano

Este tipo de encuadernación se utiliza mucho en libros de bolsillo y en cómic. Lo que se quiere encuadernar en rústica se cubre con cubiertas de una cartulina blanda o, en algunos casos, incluso con papel. Luego, el lomo se cubre con el mismo material, y generalmente se pega este al borde de las páginas a encuadernar, con una cola especial. A este tipo de encuadernado, el realizado pegando el lomo a las páginas, se le conoce como encuadernación americana.

 

tipos de encuadernacion que tienes que conocer si te gusta el diseño editorial

 

Una de las variantes más resistentes, que está también entre los tipos de encuadernación más caras y profesionales, se da cuando en vez de pegar las páginas directamente al lomo, lo que se pega a este lomo son varios cuadernillos cosidos. Generalmente es más resistente.

Tapa dura: uno de los tipos de encuadernación comunes en gran formato

La encuadernación con tapa dura es parecida a la de tapa blanda, pero las cubiertas del libro, así como su lomo, estarán realizadas en un material rígido. A menudo estas cubiertas, así como el lomo, están decoradas. O puede que incluso estén forradas con tela u otros materiales. En muchas ocasiones, sobre todo en el caso de los libros, la encuadernación en tapa dura lleva una sobrecubierta de papel que protege la tapa contra los daños.

Encuadernación holandesa

La encuadernación holandesa es de las más caras, y se lleva a cabo a partir de distintos materiales, que conviven en el encuadernado: piel, papel, telas, etc. Producto de este encuadernado son, por ejemplo, libros encuadernados en su lomo y parte de sus cubiertas en piel, y el resto en tela. Es muy utilizada en diversos tipos de encuadernación artesanal. Por ejemplo, con pergamino o piel curtida en distintos colores y aspecto artesanal. Posiblemente por lo caro que resulta, ya no es demasiado frecuente, y está reservada a ediciones especiales y encuadernados artesanales de libros o cuadernos.

Estos son los tipos de encuadernación más frecuentes en el diseño editorial. Por tanto, si te atrae este campo y quieres formarte para ser profesional en él, tendrás que familiarizarte al menos con los que hemos mencionado.