ESdesign
ESdesign- Escuela Superior de Diseño de Barcelona
07 de Junio de 2019

También a la imagen corporativa, y más concretamente a la identidad corporativa visual.

La adopción de técnicas y acciones que lleven a mejorar la identidad visual es clave en este momento si queremos que nuestra marca tenga relevancia y permanezca en la mente de nuestros usuarios y de otros a los que queremos atraer.

3 tendencias para mejorar la identidad visual de tu marca

¿Cómo podemos mejorar la identidad visual de manera efectiva y que funcione?

En primer lugar, hay expertos que dividen el concepto de identidad en dos ramas, la identidad visual, que está formada por la paleta de colores que usa la marca y su tipo de letra (piensa que hay marcas que no tienen un logo per sé, sino que su “logo” es el nombre de la empresa con un tipo de letra determinada y un color), y, por otro lado, la corporativa, que es todo aquello que hace que tu empresa sea identificada: logo. Generalmente, se suele meter todo en el mismo paquete, y eso es lo que se llama identidad corporativa.

Ahora, bien, hay veces que hay que mejorar la identidad visual, y aquí tienes algunos consejos que puedes aplicar a tu propia marca.

Analiza si da una buena impresión, sino tienes que mejorar la identidad visual

Como en todos los aspectos de la vida, la primera impresión es muy importante. Si cuando un posible cliente ve tu identidad y no le resulta atrayente porque tu logo está obsoleto o el tipo de letra no va acorde con la empresa, o incluso los colores resultan muy chillones, ya no importará nada más. El usuario se marchará, y ya sabes que solo hay una oportunidad, si la pierdes, no va a volver.

Para ello, lo mejor es volver a examinar la identidad de la marca con ojos objetivos y pensar si se cumple ese requisito.

3 tendencias para mejorar la identidad visual de tu marca

¿Es demasiado complejo?

Estamos asistiendo en el que hay una tremenda infoxificación, lo que quiere decir que hay muchas marcas que, posiblemente, se dedican a lo que tú. Tienes que destacar por encima de ellos, y en parte eso se hace con una buena identidad visual. Hay marcas que tienen una identidad que es demasiado compleja porque el logo es rebuscado o porque el tipo de letra no es el que deberían usar. Simplifica todo lo máximo posible.

Actualizar es mejorar la identidad visual

Ya sabemos que una identidad visual obsoleta no tiene impacto apenas, bueno sí, pero negativo. Para solucionar eso, actualízala a los nuevos tiempos y trata de modificarla de forma que vaya acorde a tus usuarios, a tu mercado y a los nuevos tiempos y tendencias. Si las formas redondeadas no se llevan y sí las cuadradas, trata de buscar la manera de adaptarlo. Eso sí, sin perder la personalidad ni por un momento. En caso de que la tipografía se vea antigua, cámbiala. No tengas miedo.

Si quieres conocer todas las tendencias que necesitas conocer para ser capaz de mejorar la identidad visual, ¿por qué no le echas un vistazo a nuestro Máster en Diseño de Packaging e Identidad Visual?