ESDESIGN
ESDESIGN - Escuela Superior de Diseño de Barcelona
10 de Agosto de 2020

Algo de lo que nos solemos olvidar muchas veces es que la gestión de mi negocio es tan importante como la imagen que tiene tu cliente del mismo. Con mucha frecuencia ves que la empresa funciona sin problemas, pero de alguna forma, eres consciente de que las cosas podrían ir bastante mejor, y ahí es donde hay que aplicar algunas pautas para mejorar la gestión de un negocio de diseño. A veces, un proyecto se prolonga demasiado, o las reuniones que alguna vez fueron rápidas, productivas y útiles ahora parecen prolongarse durante horas.

¿Cómo puedes solucionar este tipo de problemas? Poniendo el foco en mejorar la gestión de tu negocio.

¿Cómo puedo mejorar la gestión de mi negocio?

A continuación, vamos a darte algunos consejos que pueden ser muy útiles para ti, si los aplicas adecuadamente.

Automatiza todas las tareas que puedas

Hay tareas que seguro que tienes que hacer continuamente y que se pueden automatizar, como hacer pagos o enviar recibos... Hoy en día, para mejorar la gestión de mi negocio es fundamental automatizar. Esto te va a ahorrar muchísimo tiempo en tareas que no son productivas, y este tiempo lo puedes usar para otras labores que requieren tu atención.

Ten en cuenta una cosa: al principio podría ser un poco más caro implementar la automatización de procesos y tareas, pero a largo plazo, reducirá costes y hará que tu negocio sea más eficiente.

Fomenta el diálogo entre tu equipo

Esto es imprescindible, sobre todo si pensamos que, en cualquier negocio, el principal activo son los trabajadores. A veces podemos pensar que tal vez es mejor enviar un Whatsapp o un email, pero la experiencia dice que no hay nada como un diálogo cara a cara. 

Estas charlas aceleran la resolución de problemas, respuesta de dudas o aclaraciones varias. Esto, sin duda, es una gran herramienta para mejorar la gestión de mi negocio.

9 consejos para mejorar la gestión de mi negocio

Elimina las interrupciones al máximo

Seguro que has oído hablar alguna vez de "los ladrones de tiempo" a la hora de gestionar un negocio. Son interrupciones aparentemente pequeñas que te van quitando tiempo de productividad. Lo mejor es acabar con ellas de una vez por todas.

Reunión de personal a las 9 a.m., reunión de departamento a las 11 a.m., almuerzo...Si no puedes acabar tu trabajo de forma eficiente es porque estás sufriendo interrupciones constantes.  Una buena forma de evitar esto es, por ejemplo, concentrar las reuniones en un mismo día, ponerte un horario en el que solo y exclusivamente estás trabajando (es decir, nada de atender email o llamadas o a otras personas). Esto puede ayudarte a planificar mejor tu tiempo, y por lo tanto, mejorar la gestión de mi negocio.

Reúnete con tu equipo una vez al día durante 10 minutos máximo

Si planificas bien la reunión, 10 minutos dan para mucho. Es verdad que en muchos casos, son necesarias, lo que no hay que hacer es alargarlas hasta el infinito. Estas reuniones cortas son una forma de mantener diariamente al equipo informado, y en ellas siempre se proporcionará un breve resumen de los indicadores clave del trabajo, la consecución de logros y la identificación de nuevas oportunidades.

No solo es una buena manera de mantener a todos los trabajadores al tanto de cualquier novedad, sino que reduce las pérdidas de tiempo posteriores innecesarias.

Implantación del sistema "tarea única"

Igual que muchos, es muy posible pensar que para mejorar la gestión de mi negocio es fundamental ser multitarea. ¿Te has planteado que esa idea pueda estar equivocada? Tal vez sea mejor centrarse en una única tarea a la vez y no pasar a la siguiente hasta que esa esté terminada.

Hacer esto permite avanzar más, ya que hace que no haya otras tareas colaterales que se vayan quedando atrás. Si estás haciendo diez cosas a la vez es posible que te sientas muy productivo, pero en realidad, siempre hay cosas que se te van a quedar en el tintero. 

Esta es la mejor forma de trabajar. Tarea a tarea.

9 consejos para mejorar la gestión de mi negocio

Seguir el proceso establecido en el negocio y no salirse de él para mejorar la gestión de mi negocio

Cuando ya hay un proyecto en marcha hay que intentar acelerarlo en la medida de lo posible, y no ralentizarlo. Para ello, la mejor opción es continuar la línea que está establecida. Si tratamos de buscar atajos para acelerar el proceso, algo va a perderse por el camino. Eso hará que más tarde tengamos que volver sobre esto y perderemos más tiempo aún. Y más dinero en muchos casos.

Ojo, que eso no significa que no optimicemos los procesos. Si hay que cambiar algo, que sea porque esa es una alternativa mejor a la que ya tenemos.

Empoderar a tus trabajadores

Cuando tienes trabajadores, es importante que ellos se sientan parte de tu negocio, que tienen algo que decir y que tú los escuchas. Por eso, dales la opción de que hagan sugerencias, que den su opinión, y, si son buenas, ¿por qué no implantarlas si van a ayudar a mejorar la gestión de mi negocio?

Promoción de una cultura comunicativa abierta

Ya lo hemos mencionado, permitir a tus trabajadores a hablar abiertamente, pero más allá que cara a cara. Debes permitir que tus trabajadores te digan si están cómodos, si se sienten valorados, si tienen alguna queja..., si están de acuerdo con la gestión que se hace del negocio.

No puedes estar en todas partes a la vez, ni puedes verlo ni saberlo todo. Los trabajadores pueden detectar un área de la empresa que podría ser más eficiente, o un proceso que podría simplificarse.

Saber cuándo parar

Si bien es importante suavizar tantos problemas como sea posible para ayudar a la empresa a funcionar de manera más eficiente, también necesitas saber dónde trazar la línea. No todos los procesos pueden, o deberían, automatizarse, al igual que no todas las reuniones siempre finalizarán a la hora programada.

Es importante trabajar por la eficiencia para gestionar mejor mi negocio, pero no permitas que el objetivo eclipse otros. A través de prueba y error, y al recibir comentarios de tus compañeros durante todo el proceso, podrás ver lo que funciona y lo que no, y mejorar mientras sigues creciendo y fortaleciendo tu negocio.

¿Cómo te lo planteas tú?