Alex Palazzi
Área Motion Design
27 de Noviembre de 2020

Beeple es la representación gráfica de lo que podríamos considerar un prodigio; la suma de talento y constancia.

Cuando aún no existían plataformas sociales creativas, Mike Winkelmann alias Beeple, un diseñador de Charleston se propuso en 2007 crear cada día un nuevo diseño para subirlo a su página web. Este proyecto acertadamente sería llamado “Everydays”. Su idea era crear, sin límites ni excusas, un portafolio personal llamado por el mismo “basura artística", para fomentar obligatoriamente el ejercicio y la experimentación. El objetivo era tener, al final de cada día, una pieza acabada. Obviamente no todas las piezas fueron una obra maestra, pero el motivo principal era ver la evolución y cambios de estilo con la evidente mejora en las técnicas y herramientas utilizadas. Hoy Mike tiene más de 4.500 proyectos de arte realizados y sigue sumando.

Fue un visionario a su tiempo. Creó sin querer un movimiento artístico que muchos diseñadores siguieron años más tarde en Instagram con la misma idea de publicitar y mejorar contenido propio. No es frecuente que lo que empieza como un pequeño proyecto personal de motivación, con el tiempo se convierta en una inercia creativa para toda una comunidad de diseñadores. Su primer año consistió únicamente en hacer dibujos, también hizo un año de fotografía digital, evolucionó con el uso de Adobe Illustrator y en algún momento del camino aprendió a usar Cinema4D; a partir de allí ya todo es historia. Actualmente está en su decimotercera ronda de ‘everydays’, focalizando su trabajo en imágenes 3D y usando Cinema 4D y Octane para los renders. Su evolución ha llegado a tal punto que ahora en lugar de intentar aprender nuevos softwares, se centra en aspectos fundamentales como el color, la composición, temáticas, etc.


En el camino ha ido variando mucho su estilo personal. Fue solo cuestión de tiempo que sus trabajos estáticos adquirieran movimiento por completo. Empezó con trabajos muy abstractos, animaciones en 3D que estaban más orientados a proyectos audiovisuales en vivo. El aprendizaje de aplicaciones 3D, la realización de sus “Everydays” y la creación de videos cortos resultó ser excepcional para su metodología. Su trabajo comenzó a adquirir un aspecto único que llamó la atención de la gente. El giro en su carrera se dio cuando empezó a publicar y compartir estos clips de manera gratuita para cualquier persona que los quisiera. Trabajos abiertos de dominio público que otros diseñadores y motiongraphers podían usar, no solo para abrir los documentos originales y ver qué herramientas utilizaba, sino también para poder emplearlos a través de licencia Creative Commons. En pocas palabras, puso a disposición de la gente su contenido gratuitamente para que todos nosotros pudiéramos practicar, interpretar y aprender de sus creaciones.


El problema de que algo así se haga viral en Internet es que no existe un punto medio. Todo el mundo empezó a usar estos clips gratuitos; los VJs en proyecciones de las discotecas y los motiongraphers en sus trabajos personales. Tenemos que reconocer que Beeple es una fuente muy buena de recursos y que su material se ve increíble con casi cualquier estilo musical, pero sus proyectos terminaron siendo usados indiscriminadamente en exceso por todas partes. La gente simplemente fusilaba los videos sin agregar nada nuevo. Un copy paste de manual.

Este efecto viral fue perfecto para Mike, de esa manera la gente empezó a encontrarlo, voluntaria o involuntariamente, a través de Internet. Varios estudios y agencias empezaron a pedirle trabajos personalizados y su carrera despegó realmente cuando lo eligieron para hacer un video para Flying Lotus y Warp Records. No solo eso, artistas como Skrillex, Avicii, Taio Cruz, Justin Bieber, One Direction, Katy Perry, Nicki Minaj, Eminem, Zedd, deadmau5 y muchos más han puesto sus creaciones en proyectos audiovisuales o conciertos en directo. Además de esto, su trabajo suele ser seleccionado, una y otra vez, en Vimeo Staff Picks, Behance, etc. viralizandose su trabajo en Internet, aún más si cabe, hasta convertirse en lo que es hoy, un referente en la comunidad de motiongraphers y diseñadores.

Su estilo varía desde dibujos animados brillantes y divertidos, hasta maquinaria oscura y sarcástica. Obras de arte que denotan emoción e incredulidad a los ojos del espectador. Todo lo que hace es diferente, creativo y, por lo general, un poco exagerado, lo cual es bueno para destacar en esta comunidad tan competitiva y saturada. La cantidad de atención en los detalles es asombrosa. Es capaz de transportarte a diferentes realidades y mundos distópicos. Temáticas de aislamiento en un mundo alienígena de supervivencia hasta escenas de cine negro con toques de humor que recuerda a mundos posapocalípticos y de tecnología cibernética futurista.