ESDESIGN
ESDESIGN - Escuela Superior de Diseño de Barcelona
29 de Enero de 2021

En el sector creativo, tanto si se trata de una agencia de desarrollo de software como una dedicada al diseño y a la creación, los cambios son constantes. Tanto en nuevas versiones de aplicaciones como en sistemas de trabajo. Por eso, es importante adaptarse a ellos lo más rápidamente posible. Es la clave para estar siempre al día y para que los equipos y sistemas de trabajo puedan estar siempre perfectamente coordinados y a punto. Para ello se pueden emplear distintas metodologías y técnicas, entre las que encontramos la metodología agile como una de las más destacadas.

Esto no solo es así en el desarrollo de software, entorno en el que nació. También en otro tipo de disciplinas creativas, como el diseño y la gestión del diseño. Pero estos cambios no se deben hacer a la ligera. Tampoco sin un plan perfectamente orquestado para que todo salga bien. La metodología agile se caracteriza por su capacidad de adaptación a empresas y organizaciones de todos los tamaños. Pero, a la hora de implementarla, hay que hacerlo de manera que queden contempladas las particularidades del equipo o la compañía en la que se adoptará. También en las agencias creativas, sobre todo, por el cambio de cultura y sistema de trabajo que implica adoptar la metodología agile en cualquier organización, como verás a continuación. Pero antes, descubre cuáles son sus características.

 

Como implementar con exito la metodologia agile en una agencia creativa

 

¿Qué es la metodología agile?

La metodología agile nació hace ya más de 20 años en ambientes relacionados con el desarrollo de software, como hemos mencionado. Más o menos al mismo tiempo que Internet comenzaba a crecer. Antes de su llegada ya había equipos de desarrollo que tenían que afrontar cambios constantes en protocolos. Por aquel entonces, muchos no sabían muy bien qué sucedería con muchas herramientas ni con el desarrollo en el futuro, pero sí tenían claro que pasase lo que pasase, implicaría cambios rápidos y frecuentes. Mientras tanto, exploraban las posibilidades que les ofrecía Internet para avanzar.

Como los cambios eran tan frecuentes y la incertidumbre sobre qué implicarían o cuándo llegarían era continua, pronto tuvieron claro que no podían seguir trabajando con métodos y sistemas tradicionales. Y así nació la metodología agile, aunque poco a poco. Progresivamente, se fueron cambiando sistemas de trabajo y desarrollo. Hasta que llegó 2012, año en el que se lanzó el conocido como Manifiesto Agile, que establece las pautas principales de esta metodología.

La metodología agile propone dejar atrás las estructuras piramidales en las empresas, así como replantear los proyectos gigantes para dividirlos en otros más pequeños. También el aprendizaje validado, frente a las opiniones y a los sistemas convencionales. En cuanto a la planificación y la colaboración, los que practican la metodología agile prefieren la planificación con flexibilidad en vez de la rigidez, y la colaboración enfocada al cliente, y no dirigida hacia un sistema jerárquico en la empresa. Además, prefieren experimentar con frecuencia y hacer cambios pequeños a modo de prueba para ver si funcionan y adoptarlos si es así. Es decir, les gustan los cambios más rápidos que hacer modificaciones de gran calado y más lentas.

¿Qué sucede en un equipo o empresa que adopta este método?

Los equipos o empresas en los que se adopta la metodología agile son fácilmente reconocibles solo con observar con cierto detenimiento su funcionamiento y esquema de trabajo y organización. Suelen funcionar con una mentalidad muy distinta a la tradicional. No funcionan mediante jerarquía y su estructura es más horizontal. Los directivos se ocupan de ayudar al equipo en vez de dirigirlo. En sus estructuras, por tanto, priman la colaboración, el aprendizaje y la mejora continua. Su objetivo es proporcionar valor y adaptarse a los cambios con más facilidad y rapidez que otras organizaciones.

Además, hacen cambios pequeños en sus trabajos, ya sean de software o de diseño, con mucha frecuencia, y los añaden rápido a las tareas ya desarrolladas. No solo eso, sino que estos cambios, si tienen éxito, se aplican al próximo ciclo de tareas. Y se apoyan mucho en los datos y en las evidencias del trabajo que realizan para decidir qué hacer en cada momento.

 

Cómo implementar con éxito la metodología agile en una agencia creativa

 

Cómo adoptar la metodología agile en una agencia creativa

Para implantar la metodología agile en una agencia creativa, antes hay que dar varios pasos. El primero es conocer bien cómo funciona en la actualidad la agencia, cuáles son los métodos de trabajo y cuál es su estructura. Así sabrás bien qué puedes cambiar. Tras esto, debes pensar por qué quieres adoptar la metodología agile, es decir, qué objetivos quieres lograr con ello. De esta manera podrás comunicárselo a tu equipo de manera razonada.

Posteriormente, para empezar, elige uno o dos proyectos en los que se vaya a empezar a trabajar y que puedan sacar partido a la metodología agile. De esta manera tu empresa irá adoptando el agilismo de manera progresiva. También hay que tener en cuenta que cada proyecto necesita una estrategia agile a medida para que funcione. Por ejemplo, en una agencia creativa puede funcionar basándose en flujos de trabajo y utilizar sistemas como Kanban para ello. Pero si los equipos tienen fechas de entrega concretas y prefieren utilizar entregas periódicas y regulares, suelen preferir Scrum.

Otra medida importante para que la implantación de la metodología agile en una agencia creativa tenga éxito es empezar poco a poco. Después, a medida que cada cambio introducido vaya teniendo efecto, se puede ir avanzando y escalando. Ten en cuenta también, y esto puede ser lo más complicado de cambiar, que al aplicar la metodología agile los directivos ya no son los que toman las decisiones. Estas se toman en los equipos que trabajan directamente en los proyectos. La misión de los cargos de la empresa será principalmente apoyar a los equipos, ser su mentor y deshacer y evitar obstáculos que puedan bloquear o retrasar un proyecto.

Cambiar de sistema y método de funcionamiento en una empresa puede llevar tiempo, así que no hay que rendirse a la primera. También tocará tener mayor nivel de tolerancia al caos, sobre todo a la hora de tomar las decisiones en equipo. Sobre todo, al principio. Por otro lado, un buen método para implantar la metodología agile es centrarse en eliminar puntos problemáticos determinados y recurrentes. Para ello pon a un equipo a trabajar en su superación. Si se consigue acabar con él, la agencia habrá dado un paso importante hacia la implantación con éxito del agilismo. Esto también sucederá cuando la colaboración entre departamentos y equipos se convierta en alta y surja de manera natural.

Estos son los pasos que puedes dar para implantar la metodología agile en tu agencia creativa. Y, además, hacerlo con éxito. Esto es muy importante, porque si no se hace con cuidado, se utilizará la metodología, pero no se dominará ni se le sacará todo el partido posible. Pero si sigues estos consejos, la metodología agile puede ofrecerte muchos beneficios a la hora de trabajar y conseguir resultados. ¡Anímate y ponte en marcha para implantarla!