ESDESIGN
ESDESIGN - Escuela Superior de Diseño de Barcelona
23 de Septiembre de 2020

Poner en marcha un negocio, independientemente de su tamaño, en España, no es una tarea sencilla. A los obstáculos con los que se encuentra quien quiere hacerlo, se unen el papeleo y otra serie de trabas. El problema se multiplica en el caso de los jóvenes. Estos se enfrentan, además de a las barreras habituales para el resto de los emprendedores, a la desconfianza que da su juventud tanto a posibles clientes como a entidades bancarias y otras que deben o bien apoyarles como concederles un crédito.

También juega en su contra su escasa experiencia profesional, puesto que muchas veces son estudiantes que acaban de terminar su carrera y cuentan con uno o dos años de experiencia a lo sumo. Esto sucede sobre todo en el caso de los que han estudiado disciplinas relacionadas con el diseño. Por tanto, que cuenten con ayudas a jóvenes emprendedores pueden ayudarles a dar el salto.

Aparte de esto, las ayudas también pueden contribuir a reducir el resto de problemas laborales a los que se enfrentan los jóvenes, dándoles la posibilidad de iniciar su propio negocio. Su nivel de paro es mucho mayor que el de los trabajadores de otras franjas de edad. Por lo tanto, emprender, siempre que sea con una buena idea y que sea factible, parece una buena salida para algunos. Pero precisamente por sus dificultades, necesitan un apoyo y un espaldarazo adicional. Por ejemplo, con ayudas específicas para ellos, como las que te mostramos a continuación.

Ayudas a jóvenes emprendedores: ENISA

Entre las ayudas a jóvenes emprendedores en España más destacada está el Préstamo participativo de creación de empresas para jóvenes. Lo concede ENISA (Empresa nacional de innovación), y está pensado para impulsar proyectos iniciados por emprendedores menores de 40 años. Eso sí, para ello, tanto las empresas como las que las ponen en marcha tienen que cumplir una serie de requisitos, aparte de la edad. Pero hay un par de excepciones: esta ayuda no está destinada a proyectos del sector financiero o del sector inmobiliario. Podrán solicitarla aquellos cuya actividad sea de otro sector, y además cumplan varios requisitos.

Para empezar, la empresa debe ser una pyme. Es decir, debe ser pequeña o mediana. Además, debe tener personalidad jurídica por ella misma, aparte de la de quienes la abren. Por otro lado, se debe haber constituido menos de dos años antes de realizar la solicitud de la subvención. Su actividad y domicilio social deben estar en España.

 

principales ayudas en España para jovenes emprendedores

 

Por otro lado, el modelo de negocio de la empresa debe ser novedoso o innovador, y presentar ventajas competitivas. En cuanto a la distribución de su capital, la mayoría debe ser de personas de menos de 40 años. Es decir, si una cantidad de dicho capital es de alguien mayor, pero esta cantidad es minoritaria, se sigue pudiendo optar a la ayuda.

Además de todo esto, los socios de la empresa tendrán que aportar con sus fondos un mínimo del 50% del capital del préstamo que concederá ENISA mediante esta ayuda, que se destinará a la compra de activos fijos, así como del circulante que se precise para poner en marcha la actividad. Aparte de esto, es imprescindible demostrar que el proyecto es viable, tanto técnica como económicamente.

Por último, las cuentas del último ejercicio cerrado de la empresa deben estar depositadas ante el Registro Mercantil, o en el registro procedente, en su defecto. Si la empresa cumple todos los requisitos, sus propietarios podrán solicitar un préstamo de entre 25.000 y 75.000 euros. El plazo máximo para su devolución es de siete años.

Ayudas autonómicas para autónomos de menos de 31 años

Además de las ayudas para jóvenes emprendedores de carácter estatal, hay otras puestas en marcha por las distintas autonomías. Ente ellas, las destinadas a autónomos que comiencen su actividad cuando tengan 30 años o menos. Por tanto, es una ayuda que pueden aprovechar estudiantes recién graduados de disciplinas de todo tipo. Cada autonomía se encarga de fijar su cuantía, aunque todas ofrecen, como máximo, 10.000 euros de ayuda. Como en todos los casos, además de la edad, es necesario cumplir varios requisitos para acceder a la ayuda.

Para empezar, los solicitantes deben estar desempleados antes de iniciar su actividad. Además, es necesario realizar una inversión de al menos 5.000 euros, impuestos excluidos, en inmovilizado o activos. El periodo para realizar la inversión comienza tres meses antes de que el autónomo comience su actividad profesional, y termina seis meses después de que este empiece a desempeñarla. Es decir, quien solicite la subvención tiene nueve meses para hacer efectiva la inversión.

 

principales ayudas en España para jovenes emprendedores

 

No solo se necesita cumplir estos requisitos para recibir esta ayuda. Además, el autónomo ha de comprometerse a mantener su actividad durante un periodo determinado. Generalmente este periodo es de dos años, aunque en algunos casos, según lo que dictamine cada comunidad autónoma, este periodo puede ser mayor y llegar hasta los tres años. En caso de que pasado un tiempo el autónomo no pueda o no quiera seguir dado de alta como tal y cese su actividad, tendrá que devolver la ayuda.

Otras ayudas

Estas dos son las principales ayudas a jóvenes emprendedores que hay en este momento en España. Pero hay otras muchas que, además de a los emprendedores en general, son aplicables también a los jóvenes. Es el caso de la capitalización del paro, que permite cobrar de una sola vez, o distribuidos a lo largo de varios meses en forma de pago de cuotas de la seguridad social, la prestación por quedarse en paro antes de abrir el negocio. Eso sí, para eso es requisito indispensable que la persona haya estado antes trabajando por el tiempo mínimo para poder cobrar el paro.

En caso de no ser así, esta ayuda no será aplicable. Pero puede que sí sea posible acceder a otras ayudas específicas de la autonomía o región en la que se encuentre el emprendedor y en la que vaya a iniciar su actividad. En este caso, lo más recomendable es informarse bien antes de iniciar la actividad. Si te animas y todavía estás estudiando, puedes preguntar en tu centro de estudios, como en nuestro caso, puesto que contarán con información sobre las ayudas a jóvenes emprendedores que puedes solicitar.