ESdesign
ESdesign- Escuela Superior de Diseño de Barcelona
13 de Abril de 2018

El escaparatismo y su poder en el comprador

El escaparatismo es la disciplina que consiste en hacer de un viandante cualquiera un comprador potencial. Y para ello utiliza varios métodos.

Escaparatismo y experiencias

Lejos quedan los tiempos en los que una tienda de ropa mostraba sus maniquíes vestidos con los modelos de la temporada y nada más. Ahora, un comercio que se limite a enseñar sus productos estará perdido en el maremagnum de las grandes avenidas. Los compradores ya no buscan un producto determinado, sino una experiencia especial y exclusiva.

Curiosamente, esta tendencia del mercado no parte del consumidor, sino de las firmas. Hoy en día todos los mercados de todos los sectores están saturados. Pongamos que una persona sale de su casa dispuesta a comprar unos pantalones vaqueros. ¿Cuántos modelos de vaqueros existen? Un número limitado. La mayor parte de ellos prácticamente indistinguibles.

Pues bien, el escaparatismo es el responsable de que esa persona compre los vaqueros en una tienda y no en otra. Para ello, lo primero que debe conseguir es llamar la atención del comprador. Y no lo hará mostrando pantalones. No, el escaparatismo deberá, por el contrario, prometer una experiencia. Los escaparates están llenos de referencias sutiles (o no tanto) a aquello en lo que nos convertiremos si entramos en la tienda a la que sirven de fachada.

El caso de Abercrombie

Por ejemplo, la firma Abercrombie muestra en sus cristaleras un vidrio oscuro o solo a los modelos de sus campañas. En alguna ocasión sus directivos y diseñadores han dicho que querían que solo gente atractiva llevara sus prendas. Hablamos de un topo de escaparatismo conceptual que funciona.

El escaparatismo y su poder en el comprador

El interior debe acompañar al escaparate

Es cierto que el primer responsable de la afluencia de público a una tienda es el escaparate. Pero no es el único. Una vez que hemos entrado en un comercio, el diseño del mismo debe incitarnos a que nos quedemos en él. El escaparatismo debe ir siempre de la mano del Retail Design. El escaparate, es un elemento de comunicación con el exterior. Pero forma parte del interior de la tienda.

Lo que el escaparatismo prometa debe poder cumplirlo el diseño del local. Una puerta de entrada que no se corresponda con lo que el comprador encontrará tras ella ejercerá en él el mismo efecto que la publicidad engañosa. Por eso, los especialistas en esta disciplina deben alinearse a la perfección con el espíritu de la empresa para la que trabajan, con sus valores y con la imagen que quieren proyectar.

En cualquier caso, el diseño de escaparates, como el resto de las ramas del diseño, es una especialidad compleja que conviene conocer de la mano de profesionales. Lo explicamos en nuestro plan de estudios. Lo más importante es cultivar nuestra capacidad de reacción.  Así podremos comunicar el mensaje de nuestra firma al público. Lee aquí lo mucho que puedes aprender sobre visual merchandising.