ESDESIGN
ESDESIGN - Escuela Superior de Diseño de Barcelona
01 de Abril de 2021

El mundo está en un proceso de cambio constante. La tecnología avanza a pasos agigantados con el objetivo, en principio, de facilitar y mejorar nuestras vidas. Uno de los elementos encargados de esta tarea es la digitalización, es decir, el procedimiento basado en transformar procesos analógicos y objetos físicos en digitales. Como si de las raíces de un árbol inmenso se tratara, poco a poco este fenómeno va perforando e introduciéndose en cada rincón del planeta.

El diseño gráfico, y en concreto el diseño editorial de revistas, no se ha mantenido inmóvil ante este fenómeno y las grandes publicaciones han ido adaptándose a los gustos y preferencias de su público modificando con ello rutinas y procesos de trabajo. Por ejemplo, ¿sabías que la revista Life dejó de imprimirse en papel en 2007? Actualmente solo la podemos leer en formato digital.

Sin embargo, esta transformación no se ha visto tan reflejada en la composición e identidad de sus portadas. En el monográfico ¿Cómo ha evolucionado el diseño de las portadas?, el especialista en diseño editorial Quique López, docente de ESDESIGN y creador del estudio Pino, desmenuza la evolución que han tenido 5 revistas míticas, aquellas que de una manera u otra nos han acompañado en algún momento de la vida.

Por ejemplo, la publicación periodística The New Yorker se fundó en 1925 y desde entonces apenas ha sufrido variaciones de estilo. Su innovación va más de la mano de los recursos utilizados para su diseño en los que la tecnología tiene un papel importante. Así mismo, los amantes de la naturaleza y los viajes podrán apreciar como National Geographic se ha mantenido, desde los años 50, fiel a su devoción por la fotografía como elemento básico y piramidal de su portada. Todavía más conservadora ha sido la cabecera de Time, con un logo que, como nos narra Quique, tan solo ha sufrido pequeñas modificaciones y leves ajustes desde sus inicios.

En cambio, otras revistas como Vogue o la ya citada Life sí han desarrollado una evolución más palpable en el diseño de sus portadas debido a habitar en esferas más ligadas a las tendencias. Por ejemplo, la revista de moda optó desde los 80, con la llegada de Anna Wintour a la dirección, por dar menos protagonismo a las modelos e incluir a actrices de cine modificando su estilo hacia un modelo más comercial.  

En una sociedad en constante cambio, el diseño de las portadas de revistas nos enseña que la evolución acostumbra a ser gradual. Como ya demostró Darwin, la capacidad de adaptación es necesaria para sobrevivir, pero eso no significa tener que romper con tu historia e identidad.

Par reflexionar sobre esta y muchas otra cuestiones te sugerimos no perderte el monográfico de Quique López.