Mireia González
Área de Moda
30 de Diciembre de 2019

Cuando nos pregunten qué pasó durante los años 10 del S.XXI quizás no se nos ocurra nada, no hay una silueta que la defina como ocurría en el pasado, pero sí hay una suma de factores y personajes que la han ido definiendo y sobre todo hay un cambio social evidente. La moda ya no solo vende cosas, se ha convertido en una herramienta de empoderamiento femenino, de lucha ecologista y de soporte de múltiples valores, también estéticos donde el sport wear, sofisticado eso sí, es el absoluto ganador. La moda ha pasado de ser aspiracional a ser inspiracional, no buscamos un mundo de lujo un tanto “fake” o ser las más bellas y delgadas mujeres, sino que buscamos realizarnos dentro de un mundo de belleza inclusiva, donde lo “ugly” o la “real beauty” ha dominado las tendencias de esta década que ahora acaba. Este post pretende ser un repaso de los momentos que considero más importantes, siendo por otro lado imposible recogerlos todos. ¡Vamos allá años 20!

Alexander Mcqueen y John Galliano: la muerte de un modelo de belleza

La década empezó con la muerte , en febrero de 2010, del mítico diseñador Alexander Mcqueen. Su papel en la historia de la moda siempre estará ligado a lo extremo, lo teatral y lo evocador de un mundo fantasioso que habitaba en su cabeza. En su última colección Plato’s Atlantis ya tenía decidido su final, y por tanto recreó para la misma la más excelsa de sus colecciones, un mundo de criaturas más allá de lo humano, a medio camino entre el aire, la tierra y el mar , además introduce la, entonces innovadora, estampación digital y retransmite su desfile en streaming, abrazando así la revolución digital… como decía “La moda debe ser una forma de escapismo, no una forma de privación de libertad”.

Esta teatralidad la adquiere a imagen y semejanza de su admirado y también británico John Galliano, el cual llevaba desde el 1997 llenando de exceso y fantasía la pasarela de Alta Costura de Dior. En 2011 después de una etapa de excesos personales será despedido de la maison francesa. Acabará por tanto una etapa de la moda donde el glamour y el exceso de la pasarela servían para vender productos secundarios. La moda era aspiración: nada era suficiente y nada era real o cotidiano, eso era vulgar y lo podía hacer cualquiera. Ellos eran unos genios pero el mundo estaba cambiando y las mujeres empezarán a buscar otras cosas.

El minimalismo intelectual de la nueva mujer: PHOEBE PHILO el acento de CÉLINE

Imágenes de la última colección de Alexander Mcqueen y John Galliano para Dior, vía Pinterest

 

Formada profesionalmente en la marca CLHOÉ de la mano de Stella McCartney a finales de los años 90, presentó su primera colección para la mítica marca CÉLINE en la primavera/verano del 2010. Alejará a la marca de los códigos de belleza “cosificadora” de la mujer, y armará un nuevo vestuario donde todo era confortable, poco sexy, pero a la vez sofisticado y muy conceptual. Pronto se convertirá en una de las favoritas de la crítica y las ventas despegan rápidamente. La década de los 10 será sin duda la vuelta al poder de la moda de las mujeres, tal como fue en la primera mitad del S.XX liderados por Cocó Chanel, y PHILO simboliza como nadie ese nuevo empoderamiento, su moda no necesitaba provocar, sino que creaba belleza con sutileza, con materiales premium y con un uso del color insuperable.

Campañas de Céline con el estilo minimalista de Phoebe Philo, vía Pinterest

 

La revolución Digital: Net-a Porter, influencers y redes sociales

En 2010 se puso en marcha el primer e-comerce de lujo : Net-à -porter, la revolución digital llegaba a la moda haciendo desaparecer para siempre las barreras físicas. Fundada por una editora de moda llamada Natalie Massenet, la cual había trabajado entre otras para W magazine. Massenet demostró que todo, incluso el lujo, se podía vender online y por tanto hizo llegar a los más recónditos lugares del planeta la más alta moda, hasta el momento reservada a las calles de las principales ciudades del mundo. Se democratiza por tanto el acceso a la compra de todo tipo de marcas, eso hará despegar también a firmas de moda independiente, nuestro mundo ya no existe, está en internet.

Los blogs de finales de los 2000 fueron los opinadores digitales pioneros, el más famoso THE BLOND SALAD, fundada en 2018, de la italiana Chiara Ferragni, la influencer más importante del mundo. Pronto serían desplazados por un nuevo formato ligado a las redes sociales, especialmente Instagram, lanzada en 2010 y donde se crearán y difundirán a partir de entonces las tendencias en moda. El poder de las redes sociales y sus influencers es tal que se cifran el un 15% el número de usuarios que consulta el e-comerce de las marcas después de ver un post. La publicidad convencional de las marcas nunca logró tal mito.

Campaña de Net-a -Porter, el primer Market Place del lujo del mundo, vía Pinterest

 

DEMNA GVASALIA (Vetements y Balenciaga) y ALESSANDRO MIQUELE (Gucci): el triunfo del feísmos

Aunque no inventaron el ugly o feísmo en la moda, ya que ya en los años 80 la japonesa Rei Kawacubo al frente de Comme des garçons implementa el anti-fashion para el mundo del high fashion, si lo elevan hasta convertirlo en el estilo dominante en la segunda mitad de la década.

Demna Gvasalia primero liderando su firma Vetements, y después volviendo a elevar a la marca Balenciaga al pódium de las firmas más influyentes a nivel planetario, con unas propuestas basadas en lo que el denomina “real beauty”, las ideas que él obtiene de la gente de la calle, en un ejercicio, no exento de polémica, de libertad total, sin códigos encorsetados, las zapatillas de deporte triple S son su producto más vendido. No hay, en esta filosofía, volúmenes correctos, géneros definidos, todo se puede mezclar, y en lo audaz reside la belleza. La incorporación de la tecnología, la realidad virtual y el dominio de las redes hace el resto para que todo el mundo  considere a Gvasalia uno de los “indispensables” de la década.

De una anti-belleza diferente surge la figura de uno de los rey midas de la moda. Alessandro Michelle convierte a partir de 2015 a Gucci en una de las firmas más seguidas y deseadas. Él representa el gusto millennial: excesivo, hiperdecorado y “random” (palabra de la década que deja al azar casi todo), todo se mezcla, todo se borda, todo es para todos,  lo kitch y lo grotesco como enemigo de lo aburrido. Nuevos productos del mundo sport que los eleva al lujo más excelso.

Campañas de Balenciaga y Gucci, las dos marcas líderes de los últimos años 10, vía Pinterest

 

Stella McCartney y Maria Grazia Chiuri : La moda como defensora del planeta y del feminismo

La moda ecológica no estaba en la agenda de la moda hasta la llegada de Stella McCartney. Aunque tiene su firma desde 2001, ha sido en la último década, donde junto con el grupo Kering, del que se desvinculó en 2019, inició una cruzada contra el fast-fashion y también contra el uso de pieles. Esto propició que la mayor parte de las marcas sean a día de hoy furry free. McCartney además no usa cuero animal ya que es una firma vegana, e intenta usar fibras y tejidos reciclados, además de participar en proyectos de investigación como la Spyder silk donde se pretende crear seda a partir de telas de araña en el laboratorio, evitando el sufrimiento animal. 

En el 2017 la industria audiovisual dijo basta al acoso sexual, una nueva revolución feminista, liderada por el movimiento #metoo, tendrá lugar. La calle se llenará de mensajes activistas y la moda no se quedará atrás. Dior, una de las principales marcas de lujo del mundo empezará a ser capitaneada ese mismo año por una mujer: Maria Grazia Chiuri, la cual diseñará para su colección de debut una camiseta que hará historia, con una frase sencilla extraída de una novela de la africana Chimamanda Ngozi Adichie : "We Should All Be Feminists" (todos deberíamos ser feministas). Nunca una colección de Alta Costura presentó una camiseta y menos con un mensaje: la marca y el mundo estaba cambiando. Las mujeres Dior ya no aspiraban al glamour si no a formar parte de la realidad. También se inaugura un mercantilismo o utilización de las causas sociales.

Stella McCartney haciendo campaña anti-pieles, y la famosa camiseta de Chiuri para Dior, vía Pinterest

 

Aunque me he dejado momentos importantes como la silueta masculina de Hedi Slimane en 2012, las colaboraciones de Louis Vuitton con artistas bajo la batuta de Marc Jacobs, el encumbramiento del Street Wear bajo la batuta de Kim Jones o más recientemente de Virgil Abloh el diseñador estrella del último año, no quisiera acabar este post si un recuerdo para Karl Lagerfeld, desaparecido en 2019, ya una leyenda de la moda, que aportó tanto - por supuesto tiene su propio post – y sobre todo nos ofreció el concepto de que todo es posible si podemos pensarlo, crearlo y disfrutarlo. Él convirtió códigos nostálgicos creados por Chanel en los años 20 en nuevos mensajes, de eso va la moda, de mensajes, y éstos que he seleccionado son para mí los que mejor han construido esta década que ahora finaliza.