ESDESIGN
ESDESIGN - Escuela Superior de Diseño de Barcelona
04 de Junio de 2020

Funciones que diferencian al director creativo del de arte

Si te interesa el mundo del diseño, seguramente habrás escuchado hablar de los conceptos director creativo y director de arte. Estas dos figuras tienden a confundirse, a pesar de no tener las mismas funciones. Y de eso es de lo que vamos a hablar en este artículo.

Si te interesa descubrir qué es lo que diferencia al director creativo del de arte, te detallamos a continuación las funciones de cada uno.

Dos perfiles con clara orientación creativa

Si siempre te ha apetecido trabajar en el sector creativo, estos dos perfiles te permiten hacerlo, aunque para ello deberás formarte adecuadamente.

Como decíamos antes, a veces el rol del director creativo y del director de arte pueden llegar a confundirse porque, en determinadas situaciones pueden tener funciones similares. Por ello, veamos un poco más en profundidad en qué se diferencian.

La diferencia entre la dirección de arte y la dirección creativa radica en las responsabilidades que conlleva cada una. Se combinan a la perfección para lograr los objetivos marcados, salvo que el creativo se centra en la estrategia, en la forma de ejecución y, a veces, ayudando al director de arte. Para clarificar aún más, podríamos decir que el creativo puede pedir una fuente que dé fuerza, y el director de arte sabe qué fuente usar. 

El director creativo

El director creativo es el responsable de todo el equipo creativo. Es quien toma las decisiones sobre los clientes, así como de creatividad a nivel superior.  Una de sus funciones es la de desarrollar y supervisar proyectos en las etapas más tempranas.

Es un profesional con experiencia, visión y capacidad de crear conceptos, además de tener su propia filosofía de cómo debe ser la pieza a desarrollar. Son personas que pueden ver el resultado final sin que haya comenzado a trabajarse.

¿Cuáles son sus funciones?

El director creativo tiene un rol muy organizacional. Se encarga de acudir a reuniones con clientes, dirigir las tan necesarias sesiones de brainstorming en los equipos, y liderar todas las fases del proyecto. Es quien marca la ruta a seguir, y es el encargado de comprobar que el resultado final es el adecuado, siguiendo los procesos establecidos.

Hay que tener en cuenta que la dirección creativa es mucho más que aportar ideas. Hay que saber liderar a un equipo, ser analítico y aceptar opiniones de los demás. Las personas son fundamentales para el director creativo: él es el quien debe adaptarse a su equipo. 

Otra de sus funciones, que no realiza un director de arte, es gestionar y comprender el proceso creativo desde el principio hasta al final. En este proceso, tiene que explicar todos los aspectos referentes a la imagen de marca, ejecutar el proceso de diseño y garantizar que sus acciones implican a clientes y a la misma empresa. 

Igualmente, sus funciones implican que, una vez está todo bien claro y definido, planifican el trabajo, asignando cada parte del proceso a cada persona que forma parte de su equipo.

No obstante, según sea el tamaño de la empresa, el director creativo puede implicarse más o menos en la operativa, pero eso ya es decisión del profesional.

El director de arte

Ya hemos visto que el director de arte es quien se encarga de la idea, del concepto que subyace tras cada proyecto. Por su parte, el director de arte es quien se encarga de ejecutar esa hoja de ruta. Cuando el concepto ya está claro y completamente definido, el director de arte es quien, al mando de sus equipos, lo ejecuta. Tienen habilidades técnicas para ayudar al equipo a hacer realidad el proyecto en cuestión.

¿Y entonces, qué hace el director artístico?

El director de arte está al frente de equipos de profesionales creativos, que pueden ser diseñadores, y es el que se encarga de transmitir el proyecto al equipo. Determina los elementos que se van a utilizar, las piezas que se van a aprobar, o la línea de trabajo que se va a seguir.

No se centra en una sola tarea, sino que es el encargado de gestionar el proyecto de cara al equipo.

Cuando la estrategia ya se ha definido y aprobado, el director de arte es quien lleva a cabo la implementación de lo que quiere el director de creatividad. Se encarga de esos detalles más sutiles pero fundamentales, como la elección de un color, la tipografía, o incluso el espacio que tiene que haber entre las distintas letras.

El director de arte está al frente de equipos de profesionales creativos, que pueden ser diseñadores, y es el que se encarga de transmitir el proyecto al equipo. Determina los elementos que se van a utilizar, las piezas que se van a aprobar, o la línea de trabajo que se va a seguir.

No se centra en una sola tarea, sino que es el encargado de gestionar el proyecto de cara al equipo.

Cuando la estrategia ya se ha definido y aprobado, el director de arte es quien lleva a cabo la implementación de lo que quiere el director de creatividad. Se encarga de esos detalles más sutiles pero fundamentales, como la elección de un color, la tipografía, o incluso el espacio que tiene que haber entre las distintas letras.

Director de arte vs. director creativo

El encargado de crear los conceptos elementales del proyecto y transmitir la visión a las distintas partes del equipo es el director creativo. Es la figura que hace que el concepto inicial se convierta en realidad. Por otro lado, el que juega con los elementos y busca la mejor manera de conseguir el resultado final es el director artístico. 

Es importante saber que, tanto en un rol como en otro, el haber tenido experiencia como diseñador gráfico puede ser muy positivo, ya que te proporciona un punto de vista pragmático.

Conclusiones

El director creativo es quien visualiza el concepto inherente al proyecto, y se encarga de hacer todo lo posible para satisfacer las necesidades que le transmite el cliente, mientras que el director de arte es quien ejecuta en el día a día todas las fases del proceso creativo.

Convertirte en director creativo o en director de arte es un camino que empieza por contar con una buena formación. Además, es fundamental que aprendas todas las habilidades técnicas y que adquieras los conocimientos básicos acerca de diseño gráfico, comunicación visual y mucho más. Al final, tendrás todas las herramientas necesarias para decidir qué rol encaja mejor con aquello a lo que te quieres dedicar.