Óscar Guayabero
Área de Gráfico y Web
08 de Mayo de 2018

El acceso a la cultura y el conocimiento es uno de los derechos fundamentales recogido en la Declaración de los Derechos Humanos, en su artículo 27: Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten.

En ese objetivo la digitalización de archivos de museos y bibliotecas puede ser una herramienta muy interesante ya que pone al servicio de la sociedad una cantidad ingente de información, conocimiento y cultura en diversos formatos sin el inconveniente de tener que desplazarse hasta sus sedes para poder acceder a ellos. De acuerdo a la Digital Library Programme de la British Library, el objetivo de las colecciones digitales es almacenar, conservar, catalogar y ofrecer a los usuarios información en forma digital o digitalizada, a partir de los documentos existentes, impresos audiovisuales u otros.

Es un cambio de paradigma muy potente y la Unesco redacto cuales serian los objetivos básicos de una biblioteca digital, entendida como un archivo disponible de obras y documentos:

  • Promover la digitalización, el acceso y la preservación del patrimonio cultural y científico.
  • Brindar acceso a todos los usuarios a los recursos informativos acopiados por las bibliotecas, respetando los derechos de propiedad intelectual.
  • Crear sistemas interoperables para las bibliotecas digitales, a fin de promover normas abiertas y el libre acceso.
  • Fomentar la función esencial de las bibliotecas y los servicios de información para la promoción de normas comunes y prácticas idóneas.
  • Crear conciencia sobre la necesidad apremiante de garantizar una accesibilidad permanente al material digital.
  • Vincular las bibliotecas digitales a redes de investigación y desarrollo de alta velocidad.
  • Sacar provecho de la convergencia creciente de los cometidos de los medios de comunicación y las instituciones para crear y difundir contenidos digitales.

Por sus singularidades, la digitalización de archivos históricos conforma un servicio que guarda escasa relación con el escaneo masivo de documentos de oficina. En cuanto a lo que calidad de la imagen se refiere, no basta con que la información contenida en el documento resulte legible, sino que se impone la obligación de obtener copias electrónicas facsímiles. Hay todo un desarrollo tecnológico al respecto.

Pero más allá de eso lo que es importante es hacer accesible el conocimiento conservado en esos archivos. No sirve simplemente volcar los documentos en la red. Hay que hacer todo un trabajo de catalogación y de usabilidad para que las webs que contienen esas joyas digitalizadas sean útiles realmente.

Esta es una selección algunas  bibliotecas y museos, con alguna crítica a su configuración final:

  • Biblioteca Digital Mundial - En un proyecto conjunto entre la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos y la UNESCO. Contiene importantes materiales fundamentales para entender las culturas de todo el mundo, todo disponible de forma gratuita y en una gran variedad de idiomas. A pesar de una apariencia muy clásica es muy fácil navegar y encontrar aquello que buscas.
  • Proyecto Gutenberg – Es un meta archivo que ha surgido con aportaciones de voluntarios en todo el mundo, quienes han hecho posible que tengamos acceso a más de 20.000 libros digitales, y más de 100.000 si contamos las webs afiliadas al programa. Todos estos libros están disponibles en gran cantidad de formatos para todo tipo de dispositivos electrónicos. Su diseño deja mucho que desear y su usabilidad es dudosa. Merecería una remodelación en profundidad que pusiera en valor una iniciativa tan interesante.
  • Europeana - Con el apoyo de los diferentes países de la Unión Europea, Europeana es uno de los archivos digitales híbridos más interesantes. En esta gran biblioteca podemos encontrar con mapas, pinturas, libros, películas y muchos artículos más. El diseño es atractivo y fácil de usar. Muy recomendable.
  • La biblioteca pública de Nueva York - Con sus colecciones digitales recién renovadas, la Biblioteca de NY nos ofrece más de 187.000 imágenes de dominio público de fotografías, mapas, postales, grabados y escritos. Es la más sorprendente de todas. Tiene diferentes maneras de buscar y navegar pero la home, plantea un collage de documentos muy curioso.
  • Google Cultural Institute – Algunos dicen que es lo más importante en cuanto a archivos que está ocurriendo en internet.  Google ha puesto a disposición de varios museos e instituciones, herramientas para digitalizar obras, artículos y diversos contenidos para hacerlos disponibles vía online. La herramienta está abierta por el momento sólo para organizaciones culturales sin fines de lucro. Pero el acceso a Art Project es libre para particulares y cuenta con aplicación para móviles iOS y Android muy adecuado para acercar el archivo a la gente joven que suele usar el móvil como interface de internet. Un diseño muy acertado, dinámico y claro donde los formatos de video, documentos y imágenes se mezclan sin estorbarse y siendo el conjunto muy comprensible.
  • Museo Digital de Arte Digital (DiMoDa) – Uno de los primeros museos del mundo que no existen de forma física, ya que su contenido es el arte digital en todas sus expresiones. El DiMoDa cuenta con una amplia colección de contenido de varios artistas en todo el mundo, el cual se puede consultar en línea e incluso descargar. El diseño hace honor al contenido. Inmersiva y muy cuidada, la web merece una visita.
  • Galería Nacional de arte británico y arte moderno en Inglaterra (Tate) – Aparte de la mágnifica colección del grupo postimpresionista británico conocido como The Camden Town Group, posee obras, material de investigación, cartas, bocetos, fragmentos de películas y archivos de audio. Un buen archivo, ordenado, claro y bien diseñado.