ESdesign
ESdesign- Escuela Superior de Diseño de Barcelona
15 de Diciembre de 2017

¿Por qué son blancas las marcas blancas?

La publicidad de las grandes cadenas de supermercados hace hincapié en la alta calidad de sus productos. Y la mayor parte de las veces se trata de afirmaciones honestas. De hecho, en foros de consumidores se puede observar que esas marcas blancas obtienen puntuaciones superiores a las de productos "de marca". Sin embargo, existe un motivo por el que, a pesar de un mejor precio y una calidad superior, sus ventas son menores.

El castigo del producto feo

Efectivamente, las marcas blancas también invierten en diseño de packaging. Solo que lo hacen de manera inversa. Muchos de los fabricantes fabrican también para marcas conocidas, donde el margen de beneficio es mayor. Por tanto prefieren vender el producto bajo el nombre de una marca que les dará más ingresos. Así, el diseño de packaging de las marcas blancas castiga al consumidor por escoger un producto más barato.

La importancia de un buen diseño de packaging

Lo castiga a sentirse menos próspero, menos especial. El diseño de packaging de las marcas blancas le dice al consumidor que es una persona práctica, sí. Pero no le hace vivir una experiencia de compra irrepetible.

El diseño de packaging regala experiencias e identidades

El diseño de packaging cumple una función única. El marketing se ha encargado, si es bueno, de generar el deseo de compra de un producto determinado. El momento en que el diseño de packaging entra en juego es cuando el consumidor está por fin delante del producto.

El packaging convierte al producto en un objeto especial y esa cualidad pasa directamente al comprador. Del mismo modo que se compran libros por la portada, se compran perfumes por el diseño del frasco. Algunos comercios físicos han convertido su packaging en la decoración de la tienda, incluso.

Existen diferentes diseños de packaging dependiendo de la experiencia y de la identidad que se quieren transmitir. Así, hay un determinado segmento del mercado que se identifica con un tipo de persona sofisticada pero preocupada por el medio ambiente. Para ellos el diseño de packaging se centra en materiales orgánicos como el cartón y el cordaje. Eso sí, reconvertidos ambos en objetos bellos.  El packaging de colores fuertes y texturas más artificiales está pensado para un tipo de comprador que se identifica con personalidades más agresivas.

La importancia de un buen diseño de packaging

En definitiva, un buen diseño de packaging ayudará al consumidor a tomar su decisión final de compra. y lo hará apelando a su identidad y a sus emociones. Además, el momento de la compra se prolonga gracias a estos diseños. El producto se desenvuelve en casa, donde se disfruta del packaging primero y del producto después.  Si el diseño de packaging es bueno, no resulta extraño que el consumidor lo conserve incluso una vez terminado el producto. Así conserva la emoción y la experiencia. Este tipo de diseños de éxito colaboran a crear una relación de identificación con el producto y hacen más fácil que se vuelva a comprar.