ESDESIGN
ESDESIGN - Escuela Superior de Diseño de Barcelona
14 de Abril de 2020

Una de las principales preocupaciones de la actualidad es el medio ambiente y la sostenibilidad. El interés por su conservación ha llegado a todos los rincones de la sociedad e invade todos los sectores. Hasta el del packaging, que comienza a abandonar progresivamente los materiales no reciclables ni sostenibles para dar paso a otros sostenibles y que en muchos casos incluso pueden reutilizarse. Es el packaging ecológico, una tendencia cada vez más extendida en el sector del retail, la hostelería y la venta de todo tipo de productos.

Lógicamente, esta tendencia está llegando también al mundo del diseño, que es en muchas ocasiones el encargado de diseñar envoltorios para todo tipo de productos. Tanto los profesionales del ramo como quienes estudian disciplinas específicas, como el Máster Online en Diseño de Packaging e Identidad Visual de ESDESIGN, van incorporando los materiales ecológicos al diseño de packaging poco a poco. Pero para llegar a conocer el packaging ecológico, primero hay que tener claro qué es el packaging como tal.

Packaging: mucho más que un envoltorio

El packaging o embalaje es el recipiente o envoltorio en el que se guardan los productos. Se utiliza sobre todo para que no sufran daños, aunque también puede tener otros usos: servir de vehículo para la imagen de marca de su fabricante, facilitar su transporte, manipulación y posterior almacenaje y presentación en tienda, etc.

También sirve para, en función de su diseño, proporcionar información sobre el producto que contienen. E incluso puede dejar ver lo que hay en su interior. Pero si no es así, en muchos casos este envase es la primera impresión que un comprador se llevará del producto. Por lo tanto, el diseño del packaging de un producto hay que cuidarlo tanto como el del producto en sí.

Hay diversos tipos de packaging, en función de su uso. Generalmente se divide entre packaging primario o envase, secundario y terciario. El primero es la envoltura que cubre directamente el producto, la encargada de protegerlo y, en muchos casos, de conservarlo. El segundo consiste generalmente en cajas resistentes que se utilizan para embalar el producto ya guardado en su envase. Generalmente se utiliza para el transporte. Y el packaging o embalaje terciario se emplea para agrupar y transportar paquetes con su packaging secundario y envases con productos dentro. Generalmente a gran distancia, desde el fabricante hasta un almacén.

La sostenibilidad invade cada vez con más fuerza el mundo del packaging, pero por ahora la presencia de materiales y diseños reciclables en el packaging ecológico se limita sobre todo a envases y embalajes secundarios.

Packaging ecológico: materiales

Una vez comprendido lo que es el packaging llega el momento de adentrarse en el packaging ecológico, que se caracteriza sobre todo por el uso de materiales ecológicos y reciclados. También de los reciclables, es decir, de los que se pueden reutilizar para otros propósitos cuando dejan de cumplir la función para la que se les utilizan. Para ello, el principal cambio que sufren este tipo de embalajes es el material con el que se realizan, que ha de ser ecológico.

Hasta no hace mucho, el cartón no reciclado y el plástico eran omnipresentes en el packaging, pero estos están dejando paso al papel y cartón reciclados e incluso a la tela o la celulosa. Todo depende del tipo de producto a envolver, y su finalidad.

Así, en vez de bolsas de plástico suelen emplearse otras de papel o tela. Para las cajas se emplea generalmente cartón o cartón reciclado, y en algunas ocasiones, madera. Para envoltorios de regalo, además de papel reciclado se utilizan incluso envoltorios hechos con tela, que se puede reutilizar después.

Pero sin duda, el material más utilizado en el packaging ecológico es el papel kraft o papel de estraza. De aspecto rústico e incluso artesanal, da mucho juego a la hora de preparar packaging para distintos productos e incluso puede utilizarse como papel de regalo. Además, presenta distintos niveles de grosor y resistencia, lo que le da presencia en gran cantidad de formatos. Se puede encontrar en bolsas de papel, papel para envolver, fundas para regalos o libros e incluso cajas de diversos formatos.

Materiales en packaging de alimentos

En el caso del packaging ecológico de alimentos se puede utilizar una variedad de materiales más amplia. Además de los materiales mencionados también se puede emplear materiales como celulosa, caña de azúcar e incluso otros creados utilizando alimentos como el maíz como materia prima. De esta manera, gracias a esta variedad de materiales se consigue desterrar prácticamente el plástico y otros embalajes poco sostenibles.

Los envases creados a partir de maíz, en concreto de un polímero de maíz llamado PLA y similar al plástico, se utilizan para alimentos. Generalmente son transparentes, y se ven con frecuencia en envoltorios de alimentos que se conservan en frío.

Los de celulosa también son para alimentos y suelen estar cubiertos de PLA. Se emplean para todo tipo de alimentos, incluso para helado y líquidos. Además, son aptos para microondas, lo que permite calentar su contenido sin necesidad de utilizar otro recipiente.

El packaging ecológico para alimentos fabricado a partir de caña de azúcar se elabora partiendo de los residuos que quedan después de extraer el jugo de la planta. Está disponible en varios formatos, como bandejas o envases para almacenar hamburguesas y otros formatos de comida rápida. Sobre todo, por su resistencia, que le permite soportar sin romperse el contacto con aceite y salsas, condimentos habituales en este tipo de comida. También se pueden utilizar para calentar comida en un microondas.

La presencia de estos materiales en el packaging ecológico no quiere decir que sean menos resistentes. Nada más lejos de la realidad. En muchas ocasiones su resistencia es incluso superior. Incluso son biodegradables, por lo que contaminan mucho menos. Y el hecho de que sean reutilizables, además, tiene como consecuencia una menor cantidad de emisiones de CO2.

Estos son los principales materiales que se utilizan en el packaging ecológico, que además de estar hecho con material respetuoso con el medio ambiente suele caracterizarse por ser más ajustado que el convencional. Es decir, suele ser más pequeño y estar más adaptado al tamaño del producto que lleva dentro. De esta manera se gasta menos material en su fabricación.

En definitiva, el packaging ecológico tiene cada vez más importancia no solo porque permite desterrar los materiales dañinos para el medio ambiente. También porque permite aprovechar otros materiales ya utilizados, y contribuye al ahorro en materiales.