ESDESIGN
ESDESIGN - Escuela Superior de Diseño de Barcelona
30 de Marzo de 2020

Vectorizar una imagen paso a paso | ¿Cómo hacerlo?

Para crear ese diseño que has estado trabajando durante semanas, debes conocer qué tipos de archivos existen, cómo manipularlos y cuál es el más adecuado para sus necesidades de trabajo de diseño. Y por supuesto, debes saber vectorizar una imagen.

Antes de vectorizar una imagen, ¿qué es un vector?

Naturalmente, antes de aprender a vectorizar una imagen hay que saber qué tipo de formato es ese, el vector. Es un formato de imagen que se crea mediante la combinación de líneas, puntos y curvas en los que se pueden incluir sombras o colores. Con este tipo de imagen se consigue una mayor calidad y definición, así como una pieza que, aunque aumentemos o disminuyamos, seguirá manteniendo su calidad.

La extensión que tienen estos vectores es SVG.

 

 

¿Cómo vectorizar una imagen paso a paso?

Podemos vectorizar una imagen fácilmente usando diferentes programas como Illustrator, o Photoshop.

Cómo hacerlo en Illustrator

Te dejamos a continuación las pautas para vectorizar una imagen en Illustrator.

  1. En primer lugar, abriremos el software y en base a lo que necesitemos, crearemos el espacio de trabajo.
  2. A continuación, habrá que insertar en Illustrator la imagen. Para ello, podemos utilizar la opción de abrir que está a la izquierda, en la zona superior o también arrastrar la imagen. Eso sí, es importante que tengas la imagen guardada en tu ordenador.
  3. Cuando ya la tengas, seleccionaremos la pluma de la barra de herramientas.
  4. Es importante que antes de vectorizar una imagen hagas zoom sobre ella para que la veas mejor, con todos los detalles.
  5. Crea con la pluma un punto desde el que empieces a contornear la imagen, de modo que la línea recta esté de distintos puntos. En el caso de que necesites hacer una línea curva, lo que hay que hacer es crear otro punto, presionar sobre él y desplazarlo.
  6. Utiliza la herramienta adecuada para suavizar el contorno del vector, y, si lo que quieres es copiar los colores originales, puedes usar la herramienta Cuentagotas.
  7. A continuación, selecciona el vector y ve al panel de colores para elegir el color que queramos usar.
  8. Es importante que para vectorizar una imagen por completo correctamente hay que cerrar el punto de origen y el de llegada usando la pluma.
  9. El último paso es guardar la imagen. Esto lo podemos hacer de dos formas. Para guardar la imagen en RGB, que es el formato perfecto para ver la imagen en la pantalla, hay que seguir esta cadena del menú: Archivo- Exportar- Exportar como (JPG, PNG...).

Pero también la podemos guardar en formato Web, que proporciona más calidad para las fotos que se crean para ponerlas en una página web. Para hacerlo así tenemos disponibles solo tres formatos: PNG, JPG y GIF. Si lo que necesitamos es imprimir la imagen, entonces lo mejor es guardar el archivo en CMYK. Para ello, hay que ir a Archivo -Guardar como - Ai/ PDF.

 

 

¿Qué hacer para convertir una imagen en Vector con Photoshop?

Como hemos dicho antes, Illustrator no es el único programa con el que puedes vectorizar una imagen. Photoshop también es adecuado para esta tarea.

En primer lugar, abriremos la imagen a vectorizar en Photoshop y duplicaremos la capa, de modo que la original quede intacta. Después abriremos el menú Filtro - Desenfocar -y escogeremos el Desenfoque gaussiano con un radio que oscile entre 5 y 7 px.

Dividiremos esa capa y de forma automática se creará un efecto que ayude a localizar los bordes de esa imagen. Luego, crearemos una capa de relleno de umbral desde las capas de relleno y ajuste. 

Al hacer esto, existe la posibilidad de que la imagen se quede en blanco y negro, pero aplicando el mayor contraste posible iremos viendo más rasgos y perfiles. Así, deslizaremos al máximo el nivel de umbral de forma que tengamos los rasgos más claros. Al terminar con este paso, guardamos una copia de todo ello para poder seguir trabajando en la vectorización.

El paso siguiente es ir a Selección - Gama de colores. Aquí seleccionaremos las zonas negras de la imagen y confirmaremos. Luego, con alguna de las herramientas para seleccionar, clicaremos con botón derecho en cualquier parte seleccionada y elegiremos Hacer Trazado de Trabajo, tras poner una tolerancia de entre 1 - 2, confirmaremos, y todos los rasgos se marcarán automáticamente.

En este punto, el trabajo está casi hecho. Solo nos queda definir la forma que queremos que tenga nuestra imagen desde el menú para luego darle un nombre y guardarlo.

Entre las formas de esa herramienta, buscamos la que tenga la imagen en la que estamos trabajando. Será necesario seleccionarla, abrir un nuevo espacio de trabajo y con las mayúsculas activadas, arrastramos el puntero y veremos la imagen ya hecha vector. Luego, solo tienes que determinar algunos parámetros más, y ya estará lista para ser guardada como un vector.

Es importante que los diseñadores sean capaces de utilizar las herramientas que tienen a su disposición para realizar labores como esta, pero para ello los diseñadores necesitan contar con los conocimientos proporcionados por la formación de calidad, como la que les proporciona nuestro Máster en Diseño Gráfico.