ESDESIGN
ESDESIGN - Escuela Superior de Diseño de Barcelona
07 de Diciembre de 2020

¿Quién puede negar a estas alturas que el diseño web es una herramienta básica para cualquier tipo de negocio, sea cual sea su tamaño? Es por eso por lo que es fundamental que los profesionales que se dedican a ello, a la hora de buscar trabajo, cuenten con todas las herramientas necesarias para mostrar sus capacidades y su experiencia. 

En este sentido, el arma básica de todo diseñador es el portafolio de diseño web, ya sea en formato de página web como en otro tipo de soporte. Y es que dicho portafolio será la manera de mostrar lo que hemos hecho en el mundo del diseño, al mismo tiempo que habla de qué es lo que podemos hacer. Por ello, es importante que conozcas algunos aspectos fundamentales del portafolio de diseño web, y eso es de lo que vamos a hablar a continuación.

Algunas claves a tener en cuenta para realizar un portafolio de diseño web

Como decimos, el portafolio de diseño web es lo que va a mostrar quién eres, lo que te gusta y cuáles son tus capacidades en el mundo del diseño. Por eso, tienes que mimar cada detalle; se trata de la manera más efectiva de enseñar tu trabajo.

Haz un portafolio de diseño web digital

Sí, está bien tener un portafolio impreso, pero no debes apostar al cien por cien por este tipo de formato. Vivimos en la era digital, donde todas las empresas tienen un sinfín de formas digitales con las que relacionarse, ¿por qué no hacer nuestro portafolio de diseño web en digital y aprovechar todas sus ventajas? Existen muchísimas plataformas donde poder alojarlo.

 

caracteristicas que tiene que tener un portafolio de diseño web

Nada de portafolios kilométricos

Si hay algo que debes tener en cuenta es que el cliente al que te dirijas no te va a dar una hora de su tiempo para ver tu portafolio. Lo más probable es que le eche un vistazo rápido, y si le interesa lo que ve, entonces lo mirará más en profundidad. Por esa razón tienes que ser muy selectivo y mostrar (incluir) lo mejor que tengas en tu haber.

La clave está en impactar, así que pon los mejores trabajos o los más interesantes. No cometas el error de querer enseñar todo lo realizado, ya que así lo que vas a hacer es causar rechazo ante toda esa información.

Hazlo lo más fácil posible de entender

Insistimos. La persona a quien le envíes el portafolio no le va a dedicar mucho tiempo a no ser que le interese mucho. Por eso, tienes que facilitarle el verlo al máximo. Incluye información útil que permita conocer y comprender el proyecto y cómo te enfrentaste a él. Añade títulos o pequeñas explicaciones.

Que refleje quién eres

Aunque en muchas ocasiones es un factor que se deja en segundo plano, no debería ocurrir. Piensa que, además de mostrar lo que has hecho, el portafolio de diseño web tiene que transmitir tu personalidad como profesional.

Para ello, debes ser capaz de definir bien tu estilo y mostrar por qué eres diferente de los demás. 

Tu portafolio debe ser innovador

Está claro que el trabajo del diseñador web es cien por cien creativo. Eso implica que, si el proyecto que quieres mostrar puede enseñarse desde una óptica diferente, es una obligación. 

Busca la manera de diferenciarte también en este aspecto. Tu cliente lo va a agradecer mucho.

El portafolio de diseño web ser perfectamente visible en móvil

Hoy en día todos usamos el móvil para todo, para trabajar también. Por ese motivo, debes tener en cuenta que hay una probabilidad muy alta de que tu portafolio de diseño web se visualice en este dispositivo. Comprenderás el motivo de asegurarte de que la visualización en el teléfono es correcta; es decir, que el diseño de portafolio es responsive.

 

caracteristicas que tiene que tener un portafolio de diseño web

Que atraiga de un solo vistazo

Eres profesional del diseño y sabes cómo crear proyectos atractivos, ¿verdad? Pues utiliza esa experiencia para tu propio provecho en tu portafolio. Usa todos los elementos y todas las herramientas a tu alcance para que quien vea tu portafolio no pueda resistir y tenga que contactar contigo.

Emplea combinaciones de colores, elementos, fuentes... Todo lo que haga que la vista se vaya inmediatamente al lugar que quieres.

En este sentido, utilizar fuentes de gran tamaño cumple dos misiones: la primera, atraer la vista de quien lo mira; y segundo, hace mucho más fácil leer el contenido. Las tipo Serif son una buena opción, ya que son fáciles de leer.

Emplea recursos variados en tu portafolio

Sí, por supuesto que debes usar fuentes atractivas, colores e imágenes que llamen la atención, pero ¿te has planteado usar el vídeo, por ejemplo? Si bien es cierto que puedes pensar que no encaja bien para mostrar tus proyectos, cuando incluyas tu presentación sí lo puedes usar. 

Una presentación en vídeo es mucho más dinámica, puede ser útil.

¿Cuántos trabajos vas a colocar en la página principal?

Esto también es importante. Siempre es mejor centrar el objetivo en la calidad de tu trabajo. Por ello, la página principal no debe estar saturada: incluye unos diez proyectos como mucho.

Añade también tu bio en el portafolio de diseño web

Si alguien piensa contratar tus servicios, va a querer saber quién eres. Por esa razón es fundamental que te presentes adecuadamente. Aquí puedes hablar un poco acerca de tu bagaje, tu formación, tu visión del mundo del diseño... Y, como hemos dicho antes, puedes hacerlo en formato vídeo. O como quieras.

Céntrate siempre en la experiencia de usuario

Al igual que en las páginas web que diseñas, en tu portafolio también debe primar la experiencia de usuario. Tienes un portafolio súper creativo, con una jerarquización perfecta de la información y con la paleta de colores ideal. Ahora bien, ¿cómo se navega por él? ¿Es intuitivo? ¿La carga es lenta? ¿Tiene demasiada información? Todo esto va a hacer que la experiencia de usuario no sea positiva y, por lo tanto, pocas personas van a verlo.

Recuerda que el portafolio de diseño web tiene una única misión, que no es otra que mostrar lo que haces diferenciándote del resto. Cometer errores puede mermar en gran medida la efectividad del mismo, e incluso puede causar rechazo en quien lo ve.