Jordi Blasi
Diseñador Industrial
18 de Febrero de 2020

El Museu del Disseny de Barcelona y la editorial Tenov han editado recientemente el libro “Cuando el arte y el diseño jugaron a ser lo mismo. 1977-1979”. Un libro escrito por Pepa Bueno a partir de la tesina que presentó en 2002 sobre las tres exposiciones “Disueño” que tuvieron lugar a finales de la década de los años setenta.

Se trata de una publicación imprescindible para entender este breve pero intenso capítulo de la historia del diseño catalán. Un fenómeno que implosionaría en los propios cimientos de una profesión que ha ido siempre a camino entre la lógica y la consideración emocional.

Un libro que explora las tres exposiciones “Disueño” que, organizadas por el Adi-Fad, tuvieron lugar de 1977 a 1979 en Barcelona, paralelamente a las exposiciones de los productos seleccionados a los Premios Delta de diseño industrial. Tres exposiciones con un mismo hilo conductor, que pretendieron dar visibilidad a objetos y prototipos que por sus características no encajaban en los sistemas habituales de producción.

Lámpara Babel, de Àngel Jové, actualmente editada por Santa & Cole, presentada en 1977.

A “Disueño” acudieron no solo los propios profesionales del diseño industrial, entre los cuales Carles Riart, Josep Lluscà, Beth Galí, Santi Giró, Pepe Calvo, Josep Mora, el equipo Modulo, el Studio PER, Joan Josep Albors o Alessandro Mendini, sino también destacados artistas de la escena catalana como Sílvia Gubern, Xavier Bulbena, Josep Brullaga, Montse Torres, Missún Forrellad o Àngel Jové, quien presentaría, en la edición de 1977, la lámpara Babel. Un objeto de alabastro que, junto a su hermana Zeleste, actualmente forman parte de la colección permanente del museo del diseño de la ciudad.

Versión parecida a la Silla Rosa, de Alessandro Mendini, presentada en 1977.

Entre los protagonistas de aquella iniciativa, además del ADI-FAD; la Sala Vinçon y la editora BD jugarían un papel fundamental en su desarrollo. La Sala Vinçon dando visibilidad a muchos de los autores que luego acabarían presentando su obra a la exposición, entre los cuales, Alessandro Mendini quien participó en 1977 con la Silla Rosa, un producto que un año antes había formado parte de la exposición de la Sala Vinçon “Muebles imposibles de Alessandro Mendini”.

Un producto que BD (por aquél entonces, Bocaccio Design) intentó editar, aunque abandonaría la idea por el alto coste que suponía. BD, editora fundada en 1972 por Cristian Cirici, Pep Bonet, Lluís Clotet, Óscar Tusquets, Mireia Riera y con el apoyo económico de Oriol Regàs, participó en “Disueño” en sus tres ediciones, con objetos muy variados, entre los cuales un jarrón modernista de Dionís Renart i Garcia y un macetero del también escultor Lambert Escaler i Milà, en 1977; con los herrajes de Gaudí y una mesa de exterior, en 1978 y con la figura Gala y el cenicero Homenaje a Barraquer, en 1979.

Herrajes de Antoni Gaudí, editados por BD, presentados en 1978.

El libro destaca también el legado fundamental del mueblista Carles Riart, otro de los protagonistas imprescindibles de aquellas exposiciones, en las que presentaría piezas de gran valor como la lámpara Colilla, el biombo Opaco, y la Mesa Hara, presentadas en la exposición de 1977, el mueble Arcada, en 1978 y los muebles Catalina y silla Desnuda, en la edición de 1979.

Considerado uno de los personajes más influentes en el panorama nacional, mueblista y precursor del diseño pos moderno catalán, las piezas de Riart se nutren de la tradición, y libran una batalla permanente con la industria, tanto en su ejecución (son piezas casi siempre difíciles de reproducir de forma seriada) como también en el plano psicológico. Son piezas, a menudo, poco comerciales. Un buen ejemplo de ello fue la silla Desnuda, que presentó en 1979. Una silla que, como su nombre indica, se desnuda para mostrar su propia estructura. Un objeto que funciona, pero que tiene sentido, sobre todo, por su vocación escultural. Una silla que sería seleccionada unos años más tarde para integrar la exposición “Design since 1945”, que organizó el Design Philadelphia Museum of Art.

Silla Desnuda, diseñada por Carles Riart en 1974, presentada en la edición Disueño de 1979.

El año 1979 supuso la última edición de “Disueño”, un evento que llegó a su ocaso con menos objetos y muy dispares entre ellos. Una mención del Estudi-Studio, en la revista On Diseño, describe la exposición como “un cajón de sastre donde pueden encontrarse rediseños, piezas producidas industrialmente, etc”. Y advierten:”Llegados a este punto, coincidimos en la necesidad de replantear la continuidad con una orientación más definida o bien la desaparición de la selección para el año 1980, si esta orientación no fuera posible.”

En 1980, una renovada junta del ADI-FAD, presidida por Cristian Cirici, decidió no volver a organizar la exposición, poniendo final a la trilogía de un sueño en el que el arte y el diseño jugaron a ser lo mismo.