Óscar Guayabero
Área de Gráfico y Web
12 de Diciembre de 2019

La moneda local no es nueva. La idea es sencilla, una moneda que solo tiene valor en un ámbito determinado: pueblo, barrio, ciudad, comarca, etc. Lo interesante de estas monedas es que su impacto en la economía social de proximidad es muy alto. Es decir que la repercusión en el entorno donde se usa es directo y efectivo, ya que enriquece a sus miembros y usuarios porque no sale del ecosistema en donde circula. Al mismo tiempo, al usarse exclusivamente para el intercambio de bienes, impide la acumulación, especulación y fuga de impuestos.

Hay que entender que estas monedas siempre son complementarias a las monedas de curso legal del lugar donde se implementan. En ningún caso se pretende crear una economía sumergida. Por el contrario, las monedas locales, allí donde han sido introducidas han generado más transparencia y valores democráticos en sus economías de proximidad.

Bristol Pound

En 1932, Michael Unterguggenberger, alcalde del Wörgl (Austria), conocedor de las ideas de Silvio Gesell economista que buscaba la "verdadera naturaleza del dinero"  y uno de los “padres” de la moneda social, creó una de las primeras monedas locales. En esa pequeña ciudad había una situación de fuerte paro y una posible ruina financiera, la moneda social salvó a sus habitantes de una situación desesperada, reactivando comercios, pequeños negocios y entidades locales.

En los últimos años han proliferado estas monedas Km0, alguna de las más conocidas han sido las del barrio de Brixton en Inglaterra. Sus billetes tienen imágenes de Bowie y otros iconos Pop.

En este momento, diría que lo que añade factores de éxito a la moneda social es la comodidad digital. De ahí que estén surgiendo iniciativas de monedas sociales/locales digitales. Las ventajas de los sistemas digitales son múltiples, no se duplican monedas y billetes en tu monedero/billetera, puede haber un mayor control sobre su circulación viendo cómo se puede mejorar, puede ser caducada rápidamente (hay monedas locales que para evitar la acumulación tienen una validez anual). Otra de las ventajas, es que se puede hacer una Gestión de colectivos para poder organizar a grupos más desfavorecidos y que puedan recibir más gratificación; desempleados, jubilados, discapacitados, etc. (es decir que para ellos la moneda tenga más valor que para los demás).

Bristol Pound

El caso más famoso es el de Bristol. La libra de Bristol o Bristol Pound, funciona desde 2012 como moneda complementaria a la libra esterlina dentro de la ciudad de Bristol, con un cambio de 1 a 1, es decir, una Bristol Pound equivale a una libra esterlina. La moneda, que empezó circulando en papel, admite ya los pagos a través de Internet y por móvil, con un sistema propio de pagos por SMS denominado TXT2PAY.

Actualmente, es la moneda de ámbito local más importante del Reino Unido, la primera en ofrecer cuentas electrónicas respaldadas por una institución financiera regulada (Bristol Credit Union) y la primera que se puede utilizar para pagar impuestos locales, además de para adquirir productos o servicios. Además de poder pagar los impuestos locales en Bristol Pounds, las empresas pueden pagar a sus empleados parte del salario en la moneda local. Eso asegura que esa parte del sueldo se invertirá en compras de proximidad. También hay dos proveedores de energía, Good Energy y Bristol Energy, que aceptan ya Bristol Pounds en el pago de sus facturas. En caso de querer convertir Bristol Pounds a libras esterlinas, es posible hacerlo a un ratio de cambio de 1 a 1 y sin coste alguno en los Cash Points.

Bristol Pound

Ahora bien, para que estas monedas digitales sean realmente funcionales tenemos que crear apps que tengan una usabilidad muy alta y teniendo en cuenta la diversidad cultural, funcional y cognitiva de todas aquellas personas que la van a usar. Eso supone un reto de diseño enorme, pero al mismo tiempo muy interesante. Siguiendo con Bristol, para tener dinero digital local basta con crearse una cuenta electrónica y transferir dinero a ella desde nuestra cuenta bancaria tradicional o bien acercarse a alguno de los numerosos Cash Points distribuidos por toda la ciudad para realizar un ingreso.

En el caso de Bristol se hicieron infinidad de pruebas para comprobar que personas de edad avanzada pudieran desenvolverse con la app sin problemas. Obviamente, el sistema digital convive con el de los billetes analógicos. Otra de las características interesantes es que se ha desarrollado la App con código abierto, para que otras localidades puedan aprovechar el trabajo hecho y adaptarlo a sus necesidades.

Bristol Pound

 

Aquí podéis encontrar más información:

https://blog.scottlogic.com/2017/11/22/developing-bristol-pound-an-open-source-react-native-app.html