Óscar Guayabero
Área de Gráfico y Web
22 de Julio de 2019

 

No hace mucho, Sarah Rich y Wendy MacNaughton descubrieron un manuscrito ilustrado en una feria de libros antiguos: mostraba una magnifica ilustración de remolachas de color rosa fuerte y una receta escrita a mano a su lado. Era difícil creer que tenía más de sesenta y cinco años. Empezaron a indagar, quien había hecho esta y muchas otras recetas ilustradas. La autora era Cipe Pineles, una pionera de la dirección de arte editorial para revistas de moda.

Cipe Pineles nació en Austria en 1908. Emigró con su madre y sus hermanas a Nueva York en 1915.  En 1926, se matriculó en Pratt Institute, en Brooklyn, donde estudió bellas artes. Incluso en sus primeras pinturas, aparece su amor por la comida: imágenes de pan y chocolate representadas en acuarela. Después de su graduación obtuvo una beca que le ayudó hasta que pudo entrar a trabajar como diseñadora en Contempora. Su trabajo llamó la atención de Condé Nast y así fue como comenzó su carrera bajo la dirección de arte de Mehemed Agha en Vanity Fair y Vogue. De allí dio el gran salto a la dirección de arte de la revista Glamour;y así se convirtió en la primera mujer directora de Arte en Estados Unidos. Y ya no se detendría en ir innovando e incorporando una manera particular de entender las revistas de moda, tomando a sus lectoras como personas inteligentes y no como simples consumidoras de tendencias. Su talento haría crecer publicaciones como Seventeen, Charm y Mademoiselle.

 

 

Sus diseños están llenos de color, el patrón y la forma tienen una expresión muy vital. Eran poco convencional, para la época. Tal vez la influencia de artistas plásticos, europeos combinados con su propia historia personal como ilustradora, fue lo que contribuyó al éxito de estas publicaciones. Funcionó muy bien. Al mismo tiempo incorporó a jóvenes creadores para ilustrar sus revistas, entre ellos Andy Warhol y Ben Shahn. Fue la primera mujer en unirse al Art Directors Club of Nueva York y fue la primera mujer instalada en su Hall of Fame. También se dedicó a la enseñanza y se involucró en la Escuela de Diseño de Parsons.

La cocina, siempre la acompañó y a menudo en las publicaciones de dirigía incorporaba recetas ilustradas. A finales de 1945, el recuerdo de su conexión con la comida de Europa de su infancia la llevó a crear su propio libro de recetas, lo llamó Leave Me Alone with the Recipes (Dejadme sola con las recetas), toda una declaración, reivindicando, una vez más, un espacio para la mujer, que aunque ligado a la cocina parecía expresar su ansía de independencia. El libro no llegó a editarse y en 2017, el borrador y la multitud de ilustraciones que lo acompañan fue encontrado por  Sarah Rich y Wendy MacNaughton. Después de un trabajo de recopilación y actualización de algunos términos, el libro vio la luz. Se creó un equipo de trabajo, donde colaboraron Steven Heller y Paula Scher, para tratar el libro, no solo como un recetario sino como una publicación sobre diseño.

 

El resultado es una pieza fabulosa, donde alrededor de recetas austriacas y centroeuropeas se despliega todo el color y el talento de Cipe Pineles. Así que, si este verano queréis cocinar o bien tumbaros a la sombra, disfrutando de un buen libro ilustrado, no dudéis en que este Leave Me Alone with the Recipes, es una muy buena opción.