Óscar Guayabero
Área de Gráfico y Web
17 de Diciembre de 2019

Marchando por las calles de Los Ángeles a Berlín, la gente sostiene carteles con mensajes como "No hay planeta B", cada uno adornado con un símbolo: dos triángulos dentro de un círculo. Lo hemos visto estos días en las protestas ante la Cumbre del Clima Cop25 de Madrid. Apareció de repente y con rapidez se hizo presente en ciudades de medio mundo. Pero el símbolo no era nuevo, fue creado en 2011 por un artista callejero de Londres que usa Goldfrog ESP como alias y parece reacio a dar entrevistas a los medios.

Extinction Rebellion

 

En aquel momento Goldfrog ESP contactó con más de veinte grupos medioambientales para promover el símbolo, con poco éxito. Sin embargo, en 2018, la Extinction Rebellion (XR) contactó con ESP para considerar la adopción y uso del símbolo, y ESP aclaró en su sitio web Extinction Symbol que el símbolo está disponible libremente para quienes deseen utilizarlo sin propósitos comerciales.

A partir de ese momento Extinction Rebellion (XR) usó este símbolo en protestas alrededor del mundo. El símbolo de extinción se pintó con pintura lavable en edificios del gobierno durante las protestas medioambientales en el Reino Unido, y en otras protestas a través de Europa. En abril de 2019, The Guardian describió el símbolo como "el símbolo de la paz de esta generación". Desde entonces, su viralización ha sido meteórica. Desde entonces se conoce como “el símbolo de la extinción”, aunque en realidad debería llamarse “el símbolo contra la extinción”.

Ese círculo representa la Tierra, y los dos triángulos representan un reloj de arena, que "sirve como una advertencia de que el tiempo se está acabando rápidamente para muchas especies", según el propio autor. Goldfrog ESP, dice que se inspiró en la historia de los símbolos. "Estuve haciendo arte de protesta sobre la disminución de varias especies individuales por un tiempo, pero me pareció bastante intrascendente en relación con la magnitud del problema", dijo a Ecohustler, en una de las pocas entrevistas que ha concebido. "Estaba pensando en cómo el movimiento ecologista realmente no tenía un símbolo bien conocido".

Extinction Rebellion

 

El símbolo recuerda otros símbolos políticos conocidos, como el signo de la paz y el símbolo de la anarquía, que también muestran un diseño dentro de un círculo. El símbolo de extinción comparte paralelos con cada uno: al igual que el anarquismo, que promueve el autogobierno y a menudo se cruza con las creencias anticapitalistas, el movimiento climático a menudo se resiste a la propiedad y al consumismo.

Y el símbolo de extinción y el signo de la paz tienen orígenes similares: ambos fueron creados por preocupación por la longevidad de la Tierra y han surgido a través de movimientos de protesta. Si bien el signo de la paz ahora es omnipresente con la generación "hippie", fue creado en 1958 por Gerald Holtom específicamente para protestar contra las armas nucleares. Las tres líneas dentro del círculo representan la combinación de las letras "N" y "D" en el sistema de semáforos de bandera utilizado por los marineros para comunicarse a través de largas distancias. Era fácil de dibujar y recordar, por lo que funcionó, adquiriendo nuevas connotaciones a medida que ganó popularidad durante las protestas de Vietnam en la década de 1960. “Lo llamo el camaleón; comenzó como un símbolo antinuclear y siguió representando el movimiento contra la guerra y el ambientalismo ", dice Ken Kolsbun, un activista por la paz y autor de Peace: The Biography of a Symbol.

Extinction Rebellion

 

Quizás el símbolo de extinción también tome otros significados y lecturas culturales a medida que evolucione el movimiento climático. El símbolo de extinción tiene el potencial de mantener la potencia sea cual sea el soporte. Lo puede dibujar y recordar cualquiera y eso es importante para la propagación del símbolo. La gente se lo hace suyo y eso genera un efecto exponencial.

No todo el mundo comparte la idea de su validez, Hay quien dice que tiene una lectura demasiado negativa con ángulos agresivos y simbología paramilitar. En todo caso, como todo buen logo, será el tiempo y la gente quien decida si merece permanecer en nuestro imaginario colectivo.

Extinction Rebellion