ESdesign
En ESdesign estamos a la vanguardia del diseño.
12 de Febrero de 2018

Qué es el design thinking

El design thinking es un modo de dar solución a un problema determinado. El método, explicado en muy pocas palabras, consiste en descomponer la cuestión en piezas más pequeñas. Luego se procede al análisis de esas piezas; a ser posible en equipo y mediante un brainstorming sin limitaciones. Se trata de una técnica de resolución de problemas que nació en Estados Unidos en la década de los 70, en la Universidad de Stanford. En la actualidad es una herramienta utilizada en todo tipo de situaciones y sectores porque ofrece tres ventajas básicas:

  • Genera innovación
  • Mejora los procesos y ayuda a definir modelos de negocio
  • Mejora la experiencia de usuario. De hecho, el design thinking para el diseño de producto se centra casi exclusivamente en la experiencia del usuario.

Las 5 claves del design thinking para el diseño de producto

Las 5 claves del design thinking para el diseño de producto

1.- Empatía

Como hemos comentado en otras ocasiones, para realizar un buen diseño de producto, lo primero es conocer las necesidades del cliente potencial. Ningún producto tendrá éxito si no da solución a necesidades concretas. Para esto, es necesario que nos pongamos en los zapatos de ese usuario o cliente potencial.

2.- Definición

Durante el proceso de empatizar habremos reunido mucha información. Ahora llega el momento de filtrarla y quedarnos únicamente con la que es relevante. Aquí se trata de identificar los problemas cuya solución será determinante a la hora de crear un producto realmente innovador.

3.- Idear

Lo que se pretende en esta fase es generar una gran cantidad de ideas. De hecho, esta es la fase que define el design thinking para el diseño de producto a la perfección. Aquí es donde surgen las ideas: cuantas más, mejor. No importa de dónde vengan o lo raras que parezcan. En este momento no hay juicios ni límites. La espontaneidad y la creatividad deben hacer eclosión en este momento. Así se crea un estado propicio para la innovación.

Las 5 claves del design thinking para el diseño de producto

4.- Creación de prototipos

Un prototipo no es más que un modelo a grandes rasgos, cuyo objetivo es dar forma a la idea o al concepto que ha salido de la fase anterior. Es importante no consumir demasiado tiempo ni demasiados recursos con este prototipo. No necesitamos que sea perfecto, sino que sea testable a muy corto plazo.

5.- Pruebas

El design thinking para el diseño de producto se quedaría completamente a medias si no se pasa por la fase de pruebas. Estas pruebas deberán llevarse a cabo con ayuda de público objetivo. Tendremos que haber definido quién es ese público objetivo en la fase de empatía, la primera del proceso. Con el feedback de esos clientes potenciales podremos modificar el prototipo o, en el peor de los casos, desecharlo.

Nuestro máster de diseño de producto te ayudará a profundizar en esta técnica y aplicarla no solo al diseño de producto, sino a muchas otras áreas. ¡Echa un vistazo a nuestro plan de estudios!