20 de Octubre de 2018

 

Si todo diseño es diseño creativo ¿en qué se diferencia un creativo del resto de diseñadores?

Si te interesa el diseño y te has dado una vuelta por internet en busca de ofertas de trabajo, te habrás dado cuenta de que se buscan Creativos o diseñadores creativos. Como si existiera la figura del diseñador no creativo. La verdad es que se trata de una terminología un tanto confusa que alude a las funciones de un profesional determinado.

Cuando los estudios buscan profesionales del diseño creativo se refieren a personas cuyas funciones serán las de definir conceptos. Pero esos mismos estudios y empresas, también necesitarán diseñadores gráficos. Estos últimos son los encargados de ejecutar los conceptos pensados por aquellos.

En este sentido, el diseño creativo se asemeja hasta cierto punto a la dirección de arte. En cualquier caso, es muy posible que, en la práctica, el diseñador gráfico se ocupe también del diseño creativo. De hecho, ambos puestos de trabajo son, más que nada, complementarios.

Los conocimientos de un diseñador creativo deben incluir:

  • Marketing y estrategias de mercado
  • Conductas de consumo
  • Comunicación informativa
  • Opinión pública
  • Lenguaje gráfico y comunicación audiovisual.

¿Cómo generar ideas para crear grandes conceptos en diseño creativo?

La capacidad de observación y la capacidad de unir aparentes opuestos es lo que diferencia a los buenos creativos de los profesionales mediocres.

El cerebro de un diseñador creativo es capaz de hacer conexiones innovadoras. Igual que los buenos monólogos, el diseño creativo que funciona trabaja con la tensión y la relajación. Mediante una combinación de imagen y texto, el creativo es capaz de construir una emoción y convertirla en algo diferente.

Para conseguir este tipo de efecto en las mentes de los receptores de campañas, es necesario mantenerse al día en todo tipo de tendencias. La moda, las noticias, las tendencias de ilustración. El modo en el que el mundo se mueve determina también lo que funciona y lo que no funciona en diseño creativo.

Un diseñados que busca comunicarse con el usuario final debe conocer las series que se están viendo y ser capaz de analizar por qué funcionan. Pero no solo eso. También debe ser capaz de aplicar las conclusiones a sus propios conceptos.

Es decir, que el creativo funciona como un crisol y también como una destilería:

  1. Por una parte recoge todo lo que se está haciendo y consumiendo en cada momento.
  2. Por otra parte destila lo que todas esas creaciones tienen en común.
  3. En tercer lugar produce su propio concepto.

Y por último debe saber comunicar al diseñador gráfico ese concepto para que este lo plasme de la mejor manera posible.

¿Quieres formar parte de este bucle infinito de creación? Te recomendamos que no dejes nada al azar. Aunque el proceso puede parecer simple, necesitas algunas herramientas que te ayuden a separar el grano de la paja. Por ejemplo, nuestro curso de diseño gráfico.

Échale un vistazo y cambia tu carrera para siempre.