ESDESIGN
ESDESIGN - Escuela Superior de Diseño de Barcelona
31 de Marzo de 2020

En el mundo de la tipografía hay numerosas expresiones que, a los principiantes, les pueden parecer extrañas. Es probable que dos de ellas sean kerning y tracking. Sobre todo, si te mueves en el entorno del diseño gráfico o en el diseño editorial que se dedique a las publicaciones impresas. En este entorno, es probable que escuches ambas palabras casi a diario.

Ambos conceptos suelen confundirse, dado que, aunque presentan diferencias, están relacionados. Por tanto, es conveniente conocer las diferencias entre ambos para poder referirnos a ellos con propiedad, y diferenciar claramente qué es el kerning y qué es el tracking

Qué es el tracking

El tracking es la modificación del espacio natural que hay entre, al menos, dos caracteres de una tipografía. A este espacio se le denomina prosa. El tracking es un cambio temporal, que puede modificarse en el momento que se necesite. Por tanto, no es algo fijo y permanente. Esta modificación se lleva a cabo con programas de edición, como InDesign o Pagemaker. En castellano, se le denomina interletrado o interletraje.

Puede que con esto no haya quedado lo bastante claro qué es el tracking. Cuando hablamos del concepto de espacio entre caracteres de una tipografía, nos referimos al espacio que viene por defecto. Por norma general, este espacio viene dado por quien ha diseñado cada tipografía. Como hemos dicho no es inamovible, gracias al tracking.

El espacio que hay entre dos caracteres no solo puede reducirse, sino que también puede aumentar, en función de las necesidades. Al tracking que amplía el espacio entre dos caracteres se le denomina tracking positivo, y al que lo reduce, tracking negativo. También se puede ajustar cuánto espacio se quiere reducir o aumentar entre caracteres.

El ajuste no es fijo, sino que depende de las necesidades de subir o bajar el espacio en cada caso. Con estos cambios se consigue mejorar el nivel de legibilidad del texto no solo en pantalla. También, en caso de que el texto forme parte de un diseño que va a imprimirse, se verá mejor cuando esté sobre el papel.

De lo general a lo particular: qué es el kerning

Ahora que ya hemos hablado de la variación del espaciado en general, el tracking, vamos a hablar de este cambio en una situación particular. Esto es, el kerning. Esta palabra hace referencia a la alteración o modificación del tracking que se hace entre dos caracteres que están juntos y que, por sus características, plantean un problema de estética.

Cuando se crea un tipo de letra, cada uno de sus glifos (signo o carácter) tiene que colocarse en una situación determinada. Deben marcarse los límites de cada uno, tanto por delante como por detrás. De esta manera, se establece el espacio entre los caracteres. Pero este espacio no queda siempre bien. Por ejemplo, en los pares AV o Yo. Por eso existe el tracking, para poder cambiar el espaciado entre dos caracteres. Cuando esta posibilidad empezó a barajarse, el kerning solo lo podían modificar los diseñadores de tipografías.  Por suerte, el paso del tiempo lo ha flexibilizado y desde la última década del siglo pasado ya lo pueden modificar también los usuarios de ciertos programas de edición, como QuarkXPress e InDesign. El kerning se convirtió así en temporal también. Los usuarios pueden así crear tablas con las parejas de caracteres cuyo espacio intermedio quieran modificar. Así, se puede cambiar a voluntad.

Para ajustar el kerning, no obstante, y en función del programa utilizado, hay otras opciones más flexibles. Por ejemplo, hay programas como InDesign que permiten el ajuste automático del kerning entre caracteres. También se puede modificar de forma manual. E incluso se puede desactivar por completo de toda una tipografía. Conviene recordar, eso sí, que los cambios en el kerning son temporales, como los del tracking.

¿Por qué hay confusión entre kerning y tracking?

El tracking es más general y el kerning, más particular. De hecho, el kerning es como el tracking pero solo para dos caracteres juntos, mientras que el tracking permite modificar el espacio entre varios a la vez. Incluso el espacio de los de todo un párrafo.

Pero no queda claro, y la culpa de ello la tienen fundamentalmente los programas de edición. Así, en algunos de estos programas, para ajustar el kerning basta con situar el cursor entre dos letras que estén juntas en la pantalla. Para cambiar el tracking, puedes seleccionar también dos, pero también puedes seleccionar más. Esto es, si seleccionas dos letras, puedes ajustar tanto el tracking como el kerning, consiguiendo además el mismo efecto visual si cambias uno u otro.