ESDESIGN
ESDESIGN - Escuela Superior de Diseño de Barcelona
27 de Junio de 2020

¿Alguna vez has ojeado una revista? ¿Has pasado sus páginas una y otra vez? Su composición, la distribución de cada uno de los elementos que la componen, el diseño de cada página... Pues todos esos elementos que ves, la conjunción de todos ellos es fruto del diseño editorial, el diseño de revistas.

Es muy importante decir que, si nunca has hecho diseño de revistas, puede ser algo muy complicado, sobre todo si no has trabajado nunca con textos largos. Además, se necesitan habilidades concretas como organización y planificación.

Por otro lado, el diseño de revistas ya no es algo que está circunscrito al plano impreso. Si bien hace unos años las revistas eran físicas principalmente, ahora lo son digitales, y un buen diseñador editorial debe ser capaz de afrontar ese reto. Los principios son básicamente los mismos en ambos casos, y las habilidades son las mismas las que se requieren.

¿Por qué es importante el diseño de revistas?

El campo que se ocupa del diseño de revistas es el diseño editorial. Es interesante porque combina composiciones inteligentes, diseños originales y una tipografía creativa. Todos esos elementos juntos, crea revistas muy atractivas.

En este sentido, el diseñador tiene un papel muy importante en la manera en la que comparte, entiende y muestra la información en su trabajo. De hecho, tiene la gran importancia de ser una manera de comunicar un mensaje a los demás.

Y por si fuera poco, además, el diseño de revistas se ha convertido en un desafío, ya que lo digital está copando este tipo de publicaciones y está modificando la forma de hacerlo.

Si bien hay que aprender a ajustar los conceptos a los diferentes tamaños de pantalla en el caso de las revistas digitales, la impresión aún sigue siendo un medio importante que ayudará a las personas a expresarse creativamente. Sin embargo, los diseños de las revistas están experimentando muchos cambios con la llegada de las nuevas tecnologías.

todo lo que debes saber sobre el diseño de revistas

Diseño editorial y diseñadores gráficos

Son muchos profesionales del diseño gráfico los que están trabajando en el diseño editorial.

El diseño de los artículos, de las plantillas de las revistas, de las tipografías... Todo ello necesita la atención concreta de especialistas. Este tipo de publicación exige seguir unas pautas y reglas para que cumplan la misión con la que se elaboran.

Ten en cuenta que, en gran medida, el éxito de las revistas depende mucho de cómo comuniquen al público y de la habilidad de contar una historia, sin contar, por supuesto el diseño de revistas.

El diseño editorial es un campo que está sujeto a muchos cambios rápidos y a la necesidad de deber tener las revistas a tiempo, pues la información es poder, y quien primero la comunica tiene mucho ganado. No obstante, siempre se pueden realizar algunas acciones que siempre hay que hacer y que van a ayudar a ganar tiempo.

Algunos consejos para el diseño de revistas

Las habilidades que un diseñador editorial debe tener son muy parecidas a la del diseñador gráfico. Sin embargo, hay reglas y desafíos que hay que tener en cuenta. A continuación, te dejaremos 10 consejos para realizar un buen diseño de revistas.

Antes de nada, piensa en tus lectores

Esto es fundamental. Si no lo haces, te podemos asegurar que tu publicación no va a tener ninguna relevancia ni repercusión. Diseñar para la audiencia es lo que va a hacer que llegues a las personas que quieres, y para eso debes conocer a tu público objetivo muy bien.

Piensa que, igual que tus lectores se van a identificar con la voz de la publicación, su diseño debe ser lo que inicie esa conversación, ya sea de forma directa o indirecta.

todo lo que debes saber sobre el diseño de revistas

La portada primero

Como lector, sabes que la portada es la parte más importante del diseño de revistas, y por eso hay que hacerla no ya bien, sino perfecta. Debe cumplir su objetivo, y ese objetivo implica que debe funcionar correctamente a varios niveles.

Un ejemplo. La portada debe poder diferenciarse lo suficiente como para que llame la atención de otras personas cuando está colocada junto a otras publicaciones en una estantería o sobre un mostrador. Tiene que atraer, sorprender y revelar una historia a la que el lector no se pueda resistir.

Cuando crees una portada, intenta hacerlo de forma que puedan adaptarse tanto al formato impreso como al digital, ya que algunos diseños no funcionan bien en lo digital y otros no lo hacen en el formato físico. Además, hay casos en los que las audiencias son completamente diferentes.

Usa la cuadrícula

Los métodos de cuadrícula son clave en el diseño gráfico, especialmente para el diseño de revistas. La cuadrícula te ayudará mucho a crear una correcta resolución para tu diseño. Las sensaciones que se tienen con las distintas cuadrículas son muy diferentes.

Es por esto por lo que lo ideal es colocar primero el texto y luego hacer la cuadrícula sobre él, ya que el tamaño será lo que marque la base de esta.

La jerarquía tipográfica en el diseño de revistas

Si lo piensas bien, cuando hablamos del diseño de revistas, no solamente basta con prestar atención a la parte creativa.

Los diseños de las revistas, de hecho, están basados en una composición tipográfica clara, desde el texto principal hasta el título. Encontrar el patrón y la clase de tipografía adecuada ayudará a la revista en general y a sus publicaciones en particular a que pueden encontrar su voz específica y atraer a los lectores.

Existen muchos enfoques diferentes, pero uno de los más importantes es el minimalismo. Algunas características complementarias pueden crear más impacto sobre todo cuando hablamos de escoger tipografías para las noticias en sí.

Usa los espacios en blanco

En una revista, los espacios en blanco son fundamentales. Y hay que dejarlos en blanco.

No solamente sirve para dar un descanso al ojo del lector, sino que también nos ayuda a dar una estructura y una jerarquía a las publicaciones de la revista. Antes de empezar a diseñar, planifica y organiza dónde van a ir colocados estratégicamente.