ESDESIGN
ESDESIGN - Escuela Superior de Diseño de Barcelona
24 de Junio de 2020

Antes de empezar a hablar de la animación 3D, es necesario establecer una definición y un concepto de lo que es la animación, para así poder entender cómo se hace de forma tridimensional.

Mediante la animación se otorga movimiento a objetos que no lo tienen como, por ejemplo, un dibujo. En la actualidad hay distintas clases de animación, como la animación 3D.

¿Qué es la animación 3D?

Si bien la animación consiste en dar vida a aquellos objetos que no la tienen, en la animación 3D, además de esto, dichos objetos se pueden girar y mover en un espacio tridimensional. La forma de realizarla es diferente a la animación tradicional, ya que para ello se utiliza software que permiten modelar y esculpir de manera digital. Con ello, los diseñadores dotan de personalidad propia a un personaje o a un objeto cuya misión es transmitir emociones o contar historias.

A diferencia de la animación 2D, la tradicional, en la animación 3D los fotogramas deben someterse a un proceso de renderizado una vez se finaliza el modelo.

¿Para qué sirve?

Como decimos, su misión principal es la de dar vida a objetos inertes, lo que se puede aplicar a un sinfín de sectores. Además, se puede utilizar en muchos proyectos audiovisuales. Entre otros, algunos usos que puede tener la animación 3D son estos:

  • Anuncios publicitarios para diferentes medios
  • Simulaciones y modelos para distintos sectores
  • Videojuegos y apps
  • Realidad virtual y realidad aumentada
  • Películas animadas

Se trata de una forma de animar objetos muy flexible y versátil que puede adaptarse a distintas necesidades, según sea el sector al que te dedicas. No obstante, si estás pensando empezar a trabajar en este sector es fundamental que te formes adecuadamente, ya que se trata de una salida que, si bien cuenta con una gran demanda, también es muy exigente. 

Por otro lado, existen distintas técnicas para satisfacer las demandas de los distintos sectores, y cada una de ellas cumplen con unos objetivos diferentes. ¿Quieres verlas con nosotros? Vamos allá.

Técnicas de animación 3D que se pueden utilizar

La animación 3D ha experimentado un gran cambio desde sus inicios con la incorporación de nuevas tecnologías, y, las necesidades han ido haciendo aparecer técnicas distintas con las que abordar dichas demandas de los diferentes sectores.

Estas son las principales técnicas de animación 3D que se usan en la actualidad.

que-es-la-animacion-3d-y-que-tipos-existen

Técnica de Motion Design

Con el Motion Design se persigue dotar de movimiento real a un objeto tridimensional. Para ello, se capturan los movimientos utilizando sensores y marcadores que se colocan sobre personas u objetos reales. Estos dispositivos capturan y transmiten cualquier movimiento, y vuelcan los datos obtenidos en los modelos 3D.

Esta técnica se utiliza muy frecuentemente en los videojuegos. El animador suele usar un traje que incorpora los dispositivos antes mencionados en lugares estratégicos, y así pueden usarse para realizar la animación.

Stop Motion

Con esta técnica se animan objetos estáticos mediante la incorporación de imágenes sin movimiento. Se puede hacer con la animación de la plastilina, llamada claymotion o la de objetos que tienen mucha más rigidez.

Otra versión del stop motion es el go motion, en la que mediante el sistema de animación se registra la animación fotograma por fotograma, y, en las partes que se mueven se les da un efecto "blur" para dar más realismo.

Pixelación

La pixelación es una técnica para hacer animación 3D que es muy parecida a la stop motion. La única diferencia es que no trabaja ni representa a objetos, sino a personas. Igual que se hace en el stop motion, la pixelación se realiza mediante la captura de imágenes, bien usando una cámara de fotos o una de vídeo.

Una vez se tienen esas imágenes, estas se desplazan a una velocidad de 24 frames por segundo, aunque la velocidad puede ser distinta según en qué formato queramos exportar el vídeo. Y así creamos el movimiento en la imagen.

Como dato curioso, la pixelación la descubrió y la usó por primera vez James Stuart Blackton. En 1906 dirigió la película animada El Hotel Encantado, en la que mostraba un desayuno animado mediante esta técnica.

Técnica Hiperrealista

Con esta técnica se animan, además de personajes y otros objetos, todos los elementos que intervienen de alguna manera, como escenarios. Con ella se pretende que las imágenes sean tan reales que cueste trabajo diferenciarlos de la realidad. Esta técnica se suele usar en proyectos de animación 3D que se apliquen a producciones convencionales audiovisuales, y el objetivo es que la animación tridimensional sea lo más imperceptible posible.

que-es-la-animacion-3d-y-que-tipos-existen

Técnica de caricatura

Con esta técnica lo que se intenta es hacer mucho más simple la realidad para crear personajes y objetos ficticios que sean divertidos para, por ejemplo, los más pequeños.

Esta técnica tiene como base los doce principios básicos de toda animación 3D:

  • Squash and stretch o, dicho de otro modo, compresión y extensión.  El objetivo de este principio es dar la sensación de que un objeto puede ser elástico y flexible.
  • Staging.  Mediante el staging conseguimos que el espectador mire y se focalice en un punto específico, donde nosotros queremos que mire.
  • Acciones complementarias y superpuestas. Con ello, conseguimos más realismo para la animación.
  • Los arcos. Se utilizan para simular movimientos de recorrido amplio en los que la gravedad tiene mucho que decir. Si lo piensas, la gravedad hace que haya arcos en el movimiento.
  • El timing se usa para transmitir la personalidad y estados de ánimo, así como las reacciones de un personaje animado.
  • Solidez. Esta característica de un dibujo contempla, entre otros factores tridimensionales, el peso, la forma y la proporción.
  • Anticipación para preparar al espectador para el próximo movimiento.
  •  Pose a Pose para animar fotogramas cada cierto número de ellos. Los intermedios se retocan y mejoran.
  • Aceleración y desaceleración para conseguir la velocidad de movimientos deseada.
  • Acciones secundarias para enriquecer y dar matices a la animación, pero que no se utilizan como parte principal.
  • Exageración de movimientos para lograr que el personaje conecte mejor con el espectador y apelación para aportarle más personalidad y carisma.